•   JINOTEGA  |
  •  |
  •  |

Encapuchados y armados con armas de guerra mataron a cuatro mayangnas  en la comunidad de Wiso, del territorio indígena Ayapal, luego de oponerse a un asalto, según reportaron las autoridades policiales del departamento de Jinotega.

Las primeras informaciones aseguran que los armados llegaron entre las tres y las cuatro de  la madrugada del jueves, y tras intimidar a los cuatro indígenas, procedieron a saquear la vivienda, tiempo que fue aprovechado por estos para tratar de impedir el robo, pero fueron acribillados.

La comisionada Marcia Méndez, segunda jefa de la Policía Nacional de Jinotega, aseguró que un equipo de investigadores de la Policía de ese departamento se movilizó hasta el lugar de la matanza para realizar las investigaciones correspondientes, pero hay dificultades en el acceso debido a que esta comunidad está alejada de la cabecera municipal de San José de Bocay.  

Pascual Delgado Pérez, Orlando Cardenal Hernández,  Vicente Chévez Hernández y Arsenio Hernández Torres, son los cuatro mayangnas asesinados por cuatro elementos encapuchados y hasta el momento no identificado, quienes después de cometer el crimen se dieron a la fuga.  

Juan Pablo Pérez Hernández, jefe del Territorio Mayangna Sani Bu, dijo a la Policía que está investigando este hecho, ya que los fallecidos habían sido amenazados por un grupo de invasores de ese territorio indígena mayangna, ubicado en la Biosfera de Bosawás.  

Los cuatro mayangnas fueron asesinados exactamente en el sector de Saupí, de la comunidad de Wiso, lugar que es habitado por mayangnas y mestizos, del municipio de San José de Bocay, hasta donde se movilizó la Policía jinotegana para realizar las investigaciones y tratar de dar con los asesinos y que este crimen no quede impune.

Tratamos de comunicarnos con la jefatura del Vl Comando Militar del Ejército de Nicaragua, para conocer si tropas de la base militar ubicada en Ayapal se habían movilizado al lugar del crimen, y si tenían conocimiento de la movilización de alguna expresión delincuencial, pero no pudimos comunicarnos con el jefe de la institución militar.