•  |
  •  |

Más de 135 niños laboran en las minas de cal en San Rafael del Sur en condiciones insalubres, exponiéndose a las inclemencias del tiempo, sin ninguna protección a sus derechos humanos, y durante extenuantes jornadas de trabajo.

Esto según una denuncia de la Fedetrasep (Federación de Trabajadores del Servicio Público), organización que está realizando un proceso de inspección en la zona.

“Supimos a través de denuncias de trabajadores de las minas de cal en San Rafael del Sur, que había niños laborando en la zona. Al realizar una inspección in situ, pudimos corroborar que a estos se les somete a jornadas de trabajo mayores a las ocho horas que establece la ley, a fin de cumplir con las expectativas de producción de sus empleadores, a cambio de su estabilidad laboral”, señaló Álvaro Leiva Sánchez, Secretario de Asuntos Laborales y Derechos Humanos de la organización.

También añadió que esto violenta el Convenio Internacional 29, ratificado por el Estado de la República de Nicaragua ante la Oficina Internacional del Trabajo (OIT), relativo al trabajo forzoso u obligatorio, y el Convenio Internacional 138 relativo a la protección de la edad mínima para trabajar del niño, niña y adolescente, la cual es de 16 años.

Centros de Derechos Humanos preocupados

Vilma Núñez, presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, señaló que esta dramática situación se contradice con la campaña del gobierno actual, que asegura estar haciendo enormes esfuerzos en pro de la erradicación del trabajo infantil

Marcos Carmona, director ejecutivo de la Comisión Permanente de Derechos Humanos, CPDH, aseguró que aquí existe una evidente responsabilidad institucional de parte del Ministerio del Trabajo, Mitrab, de MiFamilia y de la Procuraduría Especial de la Niñez y la Adolescencia, entes que no están siendo garantes del cumplimiento del Código de la Niñez.

José Espinoza, Secretario General de la Confederación de Unificación Sindical, CUS, aseguró que es lamentable que a tan solo pocos meses de la ratificación del Convenio 182 ante la Organización Internacional del Trabajo, OIT, sobre la erradicación de las peores formas de explotación infantil, sigan presentándose estas situaciones.

También añadió que el hecho de que sea una ONG la que dé la campanada de alerta ante este tipo de problemáticas sociales, demuestra grandes debilidades en materia de inspección y cumplimiento del Art. 133 del Código del Trabajo.

Este prohíbe el desempeño de trabajos insalubres y de peligro moral por adolescentes, niños y niñas, entre los que se contempla el trabajo en las minas, por implicar manipulación de objetos y sustancias sicotrópicas o tóxicas, jornadas nocturnas y vulneración a sus derechos a la recreación y al estudio.