•  |
  •  |

La jefa de Relaciones Públicas del Ministerio de Gobernación, Mingob, Carolina Téllez, afirmó que la Ley 761 de Migración y Extranjería es respetuosa de los derechos humanos, y que no tiene nada en contra de los nicaragüenses que poseen doble nacionalidad e ingresan a nuestro país.

Pero compatriotas que han visitado Nicaragua y representantes del sector turístico han cuestionado dicha ley, que establece, entre otras cosas, que aquellos nicaragüenses que tienen doble nacionalidad, al salir del país tienen que hacerlo con pasaporte nicaragüense.

“¿Qué es lo que está pasando? Que nuestros compatriotas estaban viniendo al país como nicas y después salían como extranjeros. Nosotros no estamos diciendo que hay un problema porque tengan doble nacionalidad, sino que si entrás a tu país con tu pasaporte nicaragüense, (entonces) salí con el mismo, y no tenés ningún problema, pero si entrás con tu pasaporte extranjero, estás entrando como extranjero, y si te pasás de 90 días tenés que pagar como cualquier extranjero”, explicó Téllez.

Preguntas sin responder

La funcionaria del Mingob dijo que si la persona ingresa al país con el pasaporte nica y se queda más de 90 días, no tendrá que pagar multas y podrá permanecer el tiempo que quiera.

Lo que no supo explicar Téllez es si enviarán a tramitar su cédula y pasaporte nicaragüense a todo aquel compatriota que haya ingresado con documento extranjero y haya violado la estancia de 90 días.
Tampoco respondió si están cobrando multas por ampliación de estadía en el país a los nicaragüenses que ingresaron con pasaporte extranjero, pero que también poseen el nacional.

Llamamos a la ministra de Gobernación, Ana Isabel Morales, y a la titular de la Dirección General de Migración y Extranjería, DGME, María Antonieta Novoa, para conocer la respuesta a estas interrogantes, pero no contestaron nuestras llamadas.

Pedirán trámite expedito de documentos
Las principales cámaras turísticas del país siguen inquietas con la nueva disposición de Migración y Extranjería, al punto que solicitarán una reunión con carácter de urgencia a la entidad.

El presidente de la Cámara de la Micro, Pequeña y Mediana Industria Turística, Cantur, Leonardo Torres,  adelantó que el encuentro sería a más tardar después de las fiestas patrias.

Explicó que lo que buscan es definir un procedimiento “expedito” para aquellos nicaragüenses nacionalizados en el exterior que permanezcan  más de 90 días en el territorio.

“Lo que estamos diciendo --y es lo que voy a exponer a Intur--, es que el problema no ha desaparecido totalmente. Los vamos a tener en el caso de que las personas estén más de tres meses en el país, por lo que urge buscar trámites expeditos  para la emisión de pasaportes para ciudadanos con doble nacionalidad”, reiteró.

Entre tanto, la vicepresidenta de la Cámara Nacional de Turismo, Canatur, Silvia  Levy,  informó  que paralelamente están  analizando la disposición de Migración, ya que el interés es el de asegurar comodidad al segmento de turismo étnico.

“Queremos aportar  más ideas para que el turista étnico, que son nuestros nicaragüenses, pueda entrar y salir después de 90 días con comodidad, y no digan: no vamos  a Nicaragua. ¡Qué triste sería que nuestros propios ciudadanos no venir!, pero estoy segura de  que vamos a analizar entre todos. Tenemos buena comunicación con el Gobierno, y vamos a sentarnos para ver la ley en su totalidad”, expresó.

El jefe de Promoción y Mercadeo del Instituto Nicaragüense de Turismmo, Intur, Julio Videa, confirmó el rencuentro con Migración y Extranjería.

Ingresos importantes
La presidenta de la Asociación de Pequeños Hoteles de Nicaragua, Hopen, Sandra Mejía, afirmó que se trata de buscar alternativas en conjunto sobre el tema, aunque aclaró que “el sector público con el privado siempre ha tenido mucho acercamiento”, por lo que aseguró que habrá consenso.   

El turismo étnico  suma  los  200 mil turistas al año en Nicaragua. De este total, entre el 45 y el 50% proviene de Costa Rica. El resto procede de Estados Unidos y del resto de Centroamérica.

El gasto diario del segmento, oscila entre los US$48 y US$50 en promedio. Tienen, además, una estadía promedio de seis días.  Además de visitar a la familia y a los amigos, recorren las playas del Pacífico y las ciudades coloniales, entre otros sitios.  

Población rechaza medidas
El ciudadano Guillermo Areas dijo que su hijo Javier es residente en la ciudad de Miami, Estados Unidos, y anualmente visita a su mamá en nuestro país, pero que le preocupa es que este no tiene actualmente ningún documento migratorio nicaragüense, y que la Ley 761 no establece cuál es el tipo que le tiene que expedir la oficina consular en aquel país.

El artículo 82 de dicha Ley 761 establece que las personas nicaragüenses, para  salir del territorio nacional, necesitan poseer pasaporte o cualquier otro tipo de documento migratorio expedido a su nombre por la Dirección General de Migración y Extranjería, el que deberá tener una vigencia mayor de seis meses.

“No hay problema, si paga la nueva tasa de 750 córdobas más los  350 córdobas de agilización, su pasaporte lo tiene en 24 horas. Pero para sacar pasaporte necesita cédula de identidad y tramitar esta. Nadie puede predecir el tiempo que se puede tomar, y más que sus viajes son relámpago, de tres a cinco días, dado su trabajo”, se quejó Areas, quien aseveró que su hijo ha preferido no venir al país y evitarse los contratiempos.

No deben verlos como extranjeros
Doña María Luisa López, originaria de Carazo, ya cuenta con pasaporte, pero ayer que llegó a realizar una gestión a la DGME, consideró que es imposible en estos momentos tramitar un pasaporte, ya que para ello se necesita de una cédula, y este proceso ya fue suspendido por parte del Consejo Supremo Electoral.

“Pienso que eso afecta la economía de los usuarios, y debemos pensar que como nicaragüenses tenemos el derecho de ingresar a nuestro país y estarnos el tiempo que creamos conveniente. Aunque anden un pasaporte extranjero no dejan de ser nicaragüenses, y no se les deberían cobrar más por pasarse de 90 días. Ese es un impuesto más que se nos está cobrando”, aseveró doña María.

Filena Chavarría, originaria de Matagalpa, y quien viaja a Estados Unidos, llegó ayer a tramitar su pasaporte, y al ser consultada sobre el tema, dijo que “no veo correcto que a los nicaragüenses les cobren por ampliar la estadía en su país solo porque ingresaron con pasaporte extranjero”.

 

Es presión de Ortega
Robert Monge, un exiliado nicaragüense que estudió leyes en la Universidad de Nicaragua y trabajó cinco años como asesor del cónsul en Los Ángeles, explicó al diario californiano La Opinión, que el gobierno de Daniel Ortega está poniendo en vigencia una antigua ley que establece que cualquier nicaragüense que obtuviera la ciudadanía de otro país, al regresar a Nicaragua adquiría esa nacionalidad.

“Pero es una ley que confunde la nacionalidad con la ciudadanía. Con ese término ambiguo están haciendo creer a la gente que tiene que por fuerza adquirir la cédula y sacar el pasaporte… esto lo acaban de hacer porque están en proceso de elecciones y hay mucha oposición al gobierno de parte de la gente que está fuera de Nicaragua”, comentó Monge.