•   Especial para el Nuevo Diario  |
  •  |
  •  |

Cuando los rescatistas de Nueva York excavaron entre los escombros del World Trade Center, después de los ataques terroristas del 11 de septiembre 2001, descubrieron un sobreviviente inesperado: un viejo árbol de pera cubierto de desechos.

Aunque el árbol había sido arrancado de la tierra, quemado, y tenía cortadas sus ramas, todavía estaba vivo, como una de las pocas cosas que sobrevivió el ataque, en el cual los terroristas mataron cerca de 3,000 personas, al estrellar aviones secuestrados contra las Torres Gemelas. Así que los rescatistas lo sacaron de los escombros y lo trasplantaron en un vivero en el distrito del Bronx.

Desde entonces, el llamado “Árbol Sobreviviente” (o Survivor Tree en inglés) ha logrado continuar existiendo como indica su nombre, y se ha convertido en un gran ejemplo de vida. Desde los ataques terroristas, el árbol ha sobrevivido al impacto de un rayo en el vivero del Bronx, y hace menos de un mes a los fuertes vientos de 60 millas por hora del huracán Irene.

Ahora el “Árbol Sobreviviente” está de regreso en su casa, en el World Trade Center, como parte del memorial del 9/11, que estará abierto al público a partir del lunes, un día después de la ceremonia de conmemoración del décimo aniversario de los ataques.

Este memorial consiste en dos gigantes piscinas donde originalmente estuvo cada una de las Torres Gemelas, con cascadas de 30 pies en el centro de cada una. Los nombres de 2,982 hombres, mujeres y niños asesinados estarán escritos en placas de bronce alrededor de las fuentes, agrupados por matrimonios, relaciones familiares y de amistad.

Un museo, historia y crónicas
En este monumento también se alojará un museo lleno de artefactos encontrados en los escombros, así como se incluirán historias sobre las vidas perdidas, relatos de compasión y crónicas de los rescates. Todo el lugar podrá ser explorado personalmente a través de la nueva aplicación para iPhone, llamada “Explore 9/11 iPhone App”, la cual también está disponible en español.

Aquellas personas que visiten este lugar en los próximos meses tendrán la oportunidad de mirar el nuevo World Trade Center, que está siendo construido alrededor del anterior. El nuevo  World Trade Center tendrá el edificio más alto de los Estados Unidos, constituyendo parte de la dramática historia de renacimiento de la ciudad de Nueva York, después de sus momentos más difíciles.

“Una parte crucial de la historia del 11 de septiembre es cómo el Lower Manhattan, un área que según la gente se había convertido en un pueblo fantasma, se ha recobrado en los últimos 10 años,” dijo el alcalde de Nueva York Michael Bloomberg. “Gente de todo el país y de alrededor del mundo ha contribuido con su reactivación, y ahora queremos que nuestros visitantes puedan ver esto por ellos mismos”.

La Gran Manzana no pierde el encanto
Desde los ataques terroristas, cerca de 20 hoteles han abierto en el Lower Manhattan en los últimos 10 años, y otros tres nuevos hoteles están programados a abrirse en los próximos meses. El turismo en la ciudad de Nueva York alcanzó niveles record el año pasado, con 48.7 millones de visitantes que gastaron unos US$31 mil millones en la ciudad. Nueva York continúa siendo uno de los principales destinos en los Estados Unidos para los turistas extranjeros.

La meta de la ciudad este año es alcanzar un record de 50 millones de turistas, ofreciendo nuevas atracciones por conocer, como el Memorial 9/11.

Pero este momento de renacimiento y de crecimiento es también un tiempo para reflexionar y conmemorar su dolor colectivo. Una vez más, el mundo estará acompañando a Nueva York en la conmiseración de un ataque que tuvo víctimas procedentes de 57 países.

Aunque no hubo ningún nicaragüense entre la lista de víctimas, el ataque tuvo un impacto directo para mucha gente que vive aquí.

“Nosotros perdimos parte de nuestra familia”, dice Juan M. Gómez, Gerente de American Airlines en Nicaragua, en referencia a los pasajeros y tripulación de los dos vuelos de AA que fueron secuestrados ese día.

American Airlines, que en noviembre está abriendo un tercer vuelo diario entre Nicaragua y Estados Unidos, quiere ser parte de este esfuerzo de renacimiento de turismo en Nueva York.

“Nueva York es una puerta internacional, y es un lugar para visitar y borrar de tu lista antes de morir”, dice Gómez.

(*) Tim Rogers es editor de Nicaraguadispatch.com