• |
  • |

Retardan justicia a exrepartidores de La Prensa
Rafael Lara

La falta de un fallo en los juzgados laborales a un año de interpuesto el caso por parte de 23 exrepartidores del diario La Prensa fue señalado por la Procuraduría en Defensa de los Derechos Humanos, PDDH, como una violación a los derechos de los trabajadores.
Daniel Nicaragua, Director de Investigación de la PDDH, señaló que los demandantes fueron despedidos del diario en agosto del año pasado y que después de que el Ministerio del Trabajo exigió su reintegro, el caso fue radicado en septiembre en el Juzgado IV Distrito del Trabajo de Managua y hasta la fecha no se ha resuelto el proceso.
Omar Cabezas, procurador de facto de derechos humanos, quien después de cinco meses reapareció en público, dijo que según el análisis de las indagaciones sobre el caso, determinaron que hay incumplimiento al principio constitucional de administrar justicia pronta y expedita, vulnerando con dicho actuar los derechos humanos de los denunciantes.
Por lo tanto, solicitó a la judicial pertinente presentar una resolución, al mismo tiempo que a la Corte Suprema de Justicia y al Consejo Nacional de Administración de Justicia, que inicie un procedimiento investigativo sobre la actuación de la juez Alemán.
Luis Barbosa, de la Confederación Sindical de Trabajadores “José Benito Escobar”, pidió al sistema de justicia que se pronuncie, ya sea a favor de los demandantes o en contra, pero que brinde una respuesta para continuar con los procedimientos legales en contra del diario La Prensa.


Resultado de investigación en IML sigue pendiente
Martha Vásquez

La Corte Plena del Poder Judicial se reunió ayer para tratar diversos temas, entre ellos el informe final del Instituto de Medicina Legal, IML, sobre los actos de corrupción denunciados por algunos trabajadores de esa dependencia, pero será hasta hoy que se dará a conocer la decisión de los magistrados.
En dicha sesión también abordarían la discusión y aprobación del Código de Ética, así como otras decisiones administrativas.
Entre los hallazgos que contiene el informe del IML está la utilización de recursos (vehículos) de parte de autoridades para fines personales, obstaculizando las labores forenses.
Sobre la manipulación de dictámenes para perjudicar o beneficiar a un reo, los investigados expresaron que “les han sugerido cambios en los documentos”, pero no se logró probar, según el informe.
También mencionan las dobles plazas que poseen algunos médicos forenses, mientras las acaloradas discusiones por figureo político entre el director del IML, Zacarías Duarte, y el subdirector, Julio Espinoza, que incidían en las labores, supuestamente ya fueron superadas.
Para finalizar con la aprobación del Código de Ética para trabajadores del Poder Judicial se discutirían las propuestas de la comisión conformada por los magistrados Manuel Martínez, Edgar Navas y Yadira Centeno. Esta última se encargó de revisar el anteproyecto dirigido por la magistrada Ligia Molina.
Entre las propuestas está mantener centralizada la Comisión de Ética, es decir, que no existan circunscripciones en los departamentos, así como elaborar un catálogo de infracciones para establecer las sanciones. En materia administrativa revisarían algunos traslados de personal.
Según la oficina de prensa de la Corte, hasta hoy se darán a conocer detalles y decisiones finales de los magistrados.

Queman 263 kilos de cocaína
Jesús Salgado / Bluefields / END

Ante autoridades judiciales de la Región Autónoma del Atlántico Sur se incineraron en la base del Distrito Naval de esta región los 263 kilos de cocaína incautados el viernes a cinco elementos que se movilizaban en una embarcación en el mar Caribe.
Tras el operativo realizado por la Fuerza Naval, los traficantes se dieron a la fuga y abandonaron la droga, almacenada en diez sacos que contenían 250 tacos que pesaron 263 kilos.
La Naval también ocupó la embarcación tipo jamaiquina, con cuatro motores fuera de borda de 200 caballos de fuerza.
El capitán de fragata Blas Hernández, jefe del Distrito Naval Atlántico, dijo que el operativo se realizó a 45 millas náuticas de Corn Island y que los traficantes al verse presionados, abandonaron la embarcación y la droga, además de 13 barriles para almacenan combustible.
Se presume que los cinco narcotraficantes proceden de Colombia y se dirigían en la ruta del tráfico internacional hacia EU.
En lo que va del año, las fuerzas castrenses han ocupado en todo el país más de seis toneladas de cocaína y cerca de una tonelada de marihuana.
Según las autoridades, la incidencia del narcotráfico continúa siendo mayor en el Caribe nicaragüense, en la que traficantes se valen del apoyo de una red logística conformada por locales.