• |
  • |

Un caso con algunas interrogantes pendientes de resolver es lo que presentó el Ministerio Público a los Juzgados de Managua, en relación con la balacera y enfrentamiento entre personas aparentemente vinculadas con el gobernante Frente Sandinista y miembros de la Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, el pasado 10 de agosto durante la dejada de Santo Domingo.

La fiscal departamental de Managua, Blanca Salgado, aseguró que en este hecho sólo acusaron a Edwing Antonio Altamirano, escolta del diputado Enrique Quiñónez, por los delitos de portación o tenencia ilegal de armas de fuego y lesiones leves en contra del joven Erick Antonio Canales Velásquez, quien recibió un balazo en el hombro izquierdo.

La acusación fue interpuesta el pasado 2 de septiembre y quedó en el Juzgado Séptimo Local, a cargo del juez Henry Morales, pero la misma no incluye a José Dolores Almendárez, de 33 años, quien quedó inválido luego de recibir una bala en la espalda en el mismo hecho.

Dos armas, dos autores
“Si bien es cierto hay una persona que tiene una lesión grave y que lo tiene postrado, no se pudo determinar quién le disparó, el proyectil que tiene en el cuerpo no se le pudo sacar. Dentro de la documentación que nos presenta la Policía Nacional se evidencia que hay dos armas utilizadas, una de ellas está identificada, pero la otra no”, explicó Salgado.

La comisionada general Glenda Zavala, jefa de la Dirección de Auxilio Judicial, se limitó a decir que “no tenemos nada pendiente, ellos (la Fiscalía) mandaron a ampliar y nosotros ampliamos, ya todo queda de parte de ellos”.

La funcionaria del MP explicó que en la escena del delito encontraron dos tipos de casquillos, uno de los cuales pertenece a la pistola que portaba Altamirano, pero el otro no ha sido identificado. En el informe presentado por la Policía, el día del hecho, se aseveró que estaban en busca de otro autor de los disparos que se había dado a la fuga, pero no fue capturado.

El MP anteriormente había ordenado a la Policía que realizara una ampliación del hecho. Salgado dijo que agregaron un croquis de vista del disparo que hirió a Canales y la declaración de este, que señalan al escolta de Quiñónez como el autor del disparo. La acusación tampoco incluye la denuncia que interpusieron, por el mismo caso, cinco miembros de la juventud del ALN en la Policía del Distrito Cinco por el delito de lesiones.

No entrevistaron a Quiñónez
A pesar de que el diputado Quiñónez y su jefe de campaña Álvaro Somoza estuvieron envueltos en la trifulca y fue el escolta del primero quien realizó los disparos, la Policía Nacional prefirió no entrevistarlos y tampoco el MP solicitó hacer la diligencia. “No se orientó que se les entrevistara porque no había dentro del informe policial los elementos que los involucrara, ellos no dispararon y no había nada que evidenciara que ellos dieron la orden de disparar”, justificó la Fiscal Departamental.

Salgado dijo que la Policía tendrá el casquillo de bala sin identificar para poder compararlo y usarlo en algún otro caso que necesiten aclarar. El casquillo es calibre 9 milímetros por 19. Finalizó diciendo que están a la espera que el juez cite a audiencia inicial.

Quiñónez: “Yo no sé”
El candidato presidencial de ALN, Enrique Quiñónez, al ser consultado sobre la situación de su escolta Edwin Altamirano, quien admitió haber disparado en la trifulca de Santo Domingo de Guzmán, se mostró sensible cuándo END le preguntó por qué no le acompañaba.

¿Qué pasó con su escolta, don Enrique, el que acusaron de haber disparado el 10 de agosto en Santo Domingo?

“No sé… no sé… ese tema todo mundo lo sabe qué fue lo que pasó, fuimos agredidos, la Fiscalía vio que no había mérito, fue un tumulto, a nosotros se nos disparó”.

¿Pero qué pasó con él, dónde se encuentra?

“No sé… ahora no me salgan con que nosotros somos los culpables cuando ya saben quién nos disparó”.