• |
  • |

El Director de Aeronavegación del Instituto Nacional de Aeronáutica Civil, INAC, Mario Altamirano, desmintió la versión publicada por medios de prensa hondureños, que informaron ayer que un avión de Aerocaribean que aterrizó de emergencia el pasado sábado en el aeropuerto de San Pedro Sula, haya partido de Nicaragua.

El funcionario dijo que se confirmó, a través de los sistemas de tránsito aéreo centroamericanos, que la aeronave tipo ATR42, matrícula CUT1547, de la compañía aérea Aerocaribean, despegó sábado 10 de septiembre del Aeropuerto de San Pedro Sula, en ruta a La Habana.

“De acuerdo con las grabaciones que registran las torres de control, al encontrase a una hora de vuelo, la tripulación de la aeronave identifica un artículo sospechoso abordado en el Aeropuerto de San Pedro Sula, cuyo contenido y envase es de fabricación hondureña, lo que obliga a la tripulación a declarar la emergencia y retornar al aeropuerto para el aterrizaje”, dijo ayer Altamirano al portal informativo oficialista “El 19”.

La Prensa de Honduras, en su edición electrónica, publicó ayer que un avión de Aerocaribean procedente de Managua con destino a La Habana, había aterrizado de emergencia en el Aeropuerto “Ramón Villeda Morales”, en San Pedro Sula, luego de que la tripulación identificara a bordo un objeto sospechoso.

“La información proporcionada por agentes de los Servicios Especiales de Investigación, Dgsei, indica que la aeronave salió de Managua, Nicaragua, con destino a La Habana el sábado por la tarde con 57 pasajeros, e hizo escala en San Pedro Sula. El avión llegó con normalidad a esta ciudad, donde hizo bajar pasajeros y abordar otros”, dijo el diario hondureño.

Además, destacó que la nave posteriormente despegó del aeropuerto hondureño sin ningún contratiempo, pero cuando iban 160 millas al norte de Honduras, sobre el Mar Caribe, una sobrecargo ingresó en uno de los baños y observó que en el piso alguien había dejado una bolsa con hielo, dentro de la cual había un envase de aluminio con la palabra “Cristal” impresa, y dio la voz de alarma a la tripulación.

Despliegan escuadrón antibombas
Según La Prensa de Honduras, la Policía del aeropuerto y los funcionarios administrativos del mismo, como primera medida, cerraron la terminal a todo vuelo de llegada o de partida desde las ocho de la noche de ese día, hasta las doce de la noche del sábado.

Un escuadrón antibombas de la 105 Brigada llegó de inmediato, sacó la bolsa con el artefacto y acercó al perro entrenado para detectar explosivos, que dio alerta dos veces, acostándose sobre la bolsa, informó el comisario Darwin García, jefe de la Policía de fronteras del aeródromo.

El escuadrón antibombas retiró la bolsa con el envase y la destruyó en una zona alejada de la pista, utilizando plástico explosivo C-4, cuyo estallido se escuchó en todo el aeropuerto, según el mismo oficial.

El Responsable de la Oficina de Seguridad de la Aviación Civil del INAC, Guillermo Guido, confirmó ayer a El 19, que Nicaragua siempre cumple y aplica todos los procedimientos de seguridad recomendados por la Organización de Aviación Civil Internacional, OACI, contenidos en la legislación nacional vigente y sus regulaciones técnicas.

La prensa hondureña destacó que las autoridades de Managua, en coordinación con la Interpol, investigan el caso, y no se pudo constatar si, efectivamente, el envase encontrado en el avión tenía algún líquido inflamable o explosivo, porque fue destruido por el escuadrón militar antibombas.