• |
  • |

´“Sólo sé que aquí hubo una guerra, no sé que más pasó” dijo un estudiante del colegio La Flor de la Isla de Ometepe, mientras esperaba turno para ingresar a la Hacienda San Jacinto. Inmediatamente volteó un hombre moreno, de estatura baja y algo joven con una sonrisa que en vez de regocijo denotaba mucha pena y preguntó: “¿Qué le dice, que no sabe lo que ocurrió aquí?”.

El hombre es Carlos Alfonso Álvarez, profesor de Historia del grupo de Tercer Año de Secundaria del Colegio La Flor, quien ante semejante admisión de ignorancia, sobre la relevancia histórica de la Hacienda, no le quedó más remedio que reconocer muchas deficiencias en la enseñanza de esa materia en las aulas.

“Nos dejan mal parados” expresó quejoso para explicar que esas deficiencias en el conocimiento de la historia nacional, son propiciadas porque quienes “dirigen el sistema dejan mal ubicado al docente, lo hacen multiusos, (lo ponen a dar) una disciplina que no es la de su especialidad”.

Hace cuatro meses que este maestro asumió a ese grupo y dijo que será un reto “llenar esos vacíos”. Ayer visitó la hacienda esperando que “en el terreno” los muchachos asimilaran mejor los hechos acontecidos. Cada uno portaba una hoja con una guía a responder con un valor equivalente al 40% de la nota final clave para aprobar la materia de Historia.


Eddy de 17 años y Junior de 15, leían las preguntas mientras esperaban turno para finalmente ingresar. Ninguno dijo tener muchas nociones de las respuestas que necesitaban.

Salieron desde las 4:30 de la mañana de la Isla de Ometepe. Cada alumno pagó 200 córdobas para poder hacer el viaje. Quienes llegaron de otras ciudades, incluida la capital, también tuvieron que pagar por el transporte hasta la Hacienda. Solo la entrada es gratis. La alimentación también debían llevarla y por eso el lugar más parecía un sitio de camping que un museo histórico: niños moviéndose de un lado a otro, algunos instalándose bajo sombra para compartir una bebida gaseosa y algún alimento, otros paseando a caballo, subiendo al cerro, todos en medio de vendedores que a todo pulmón invitaban a comprarles desde bebidas, golosinas hasta comida.

Obligación sustituye interés

La visita por las tres salas del museo con guía la cumplían algunos por obligación. Por ejemplo Tyron de 9 años del colegio Santo Domingo de Managua, la hizo rápido “porque está muy lleno y la verdad no le saqué nada importante… solo miré las herramientas, las armas y ya”, comentó.

A Tyron le interesaba más aprovechar ese día sin clases con su grupo de amigos del colegio que tampoco dedicaron mucho tiempo a escuchar el repaso histórico. Además él aseguró ya saber de historia, por lo menos a su modo porque además de la gesta de Andrés Castro enfrentándose valientemente a los filibusteros, este menor asumía como verdad que también allí “Rafaela Herrera luchó contra no sé quién, unos piratas en el Río San Juan”.

- ¡Pero el Río San Juan no queda aquí!

“A pues algo así” respondió.

¿Qué aprendieron?
A la salida de la hacienda, habiendo escuchado la explicación de una de las cinco guías dedicadas a realizar el tour, los muchachos de La Flor seguían con algunas de las preguntas de sus guías en blanco.

“¿Cuáles han sido las fortalezas más significativas con nuestro modelo actual?” rezaba una de las interrogantes que un preocupado alumno no lograba responder pensando que de esa guía dependía aprobar la materia en el primer corte evaluativo Pero, ¿Tendrá esa pregunta una respuesta en el repaso de lo acontecido en ese sitio en 1856?
Entre los que salían encontramos a Neyveling del Sexto Grado del Colegio Azul y Blanco. Lo que más atrajo su atención fueron los héroes de la Batalla de San Jacinto entre los que mencionó a Andrés Castro, José Dolores Estrada y hasta a William Walker y Byron Cole.

¿Y Qué paso? “Los filibusteros pensaron que no había nadie y se querían robar todo el ganado”, contestó.
En cambio Gerald del Primer Año Instituto Maestro Gabriel habló de la defensa de la soberanía nacional en 1856 en ese sitio, además fue de los pocos que conocen que este año se conmemoran los 155 años de la Batalla de San Jacinto y los 190 de la Independencia de Centroamérica.

2 mil por día

Carla Méndez, coordinadora del sitio histórico Hacienda San Jacinto informó que diariamente están recibiendo a 2, 000 visitantes, la mayoría estudiantes.

Además del recorrido guiado por las tres salas del museo detalló que este año promueven bajo la coordinación de la Federación de Estudiantes de Secundaria, FES, actividades deportivas a fin de sumarle un atractivo a la visita.