•   Managua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y la secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, felicitaron al gobernante de Nicaragua, Daniel Ortega, por el aniversario número 190 de la independencia de este país de la Corona española y el 155 de la Batalla de San Jacinto, informó hoy una fuente oficial.

El Consejo de Comunicación y Ciudadanía del Gobierno nicaragüense, que coordina la primera dama, Rosario Murillo, divulgó hoy los saludos de las autoridades de Venezuela, aliadas de Ortega, y de Estados Unidos, criticadas por el dirigente sandinista.

En su felicitación, Chávez llamó a Ortega "camarada y gran amigo", y dijo que la "batalla por la independencia no ha concluido" en Centroamérica.

Agregó que "una nueva oleada de pueblos" dirige "un cambio de época" en Latinoamérica.

"Uno de sus signos más alentadores es el progresivo debilitamiento de la hegemonía imperial yanqui" en la región, aseguró.

Por su parte, Clinton afirmó que la celebración "es una oportunidad para reflexionar" sobre los lazos entre Nicaragua y Estados Unidos.

Agregó que Estados Unidos es "socio" de Nicaragua y espera "continuar con nuestra histórica relación de cooperación y respeto".

Este 15 de septiembre Centroamérica recuerda su independencia de la Corona española, en 1821.

Nicaragua, además, celebra hoy el aniversario número 155 de la Batalla de San Jacinto, considerada la segunda independencia del país.

Esta batalla tuvo lugar en 1856 en la hacienda San Jacinto, 42 kilómetros al norte de Managua, donde el general José Dolores Estrada, a la cabeza de 180 patriotas, derrotó a las tropas del filibustero estadounidense William Walker, que pretendía apoderarse de Centroamérica.

Chávez recordó ese episodio de la historia nicaragüense y lo relacionó con los actuales sucesos en Libia, donde dijo "los Walker del siglo XXI" pretenden tomar las riquezas y someter a ese país "a la barbarie y esclavitud".

"Y las apátridas oligarquías de este lado del mundo haciendo fiesta, imaginando que van a entregarnos al mejor postor, a cambio de una mínima participación en el reparto de nuestra soberanía convertida en botín", criticó el dirigente venezolano.

"Pero aquí estamos los herederos y las herederas de (Simón) Bolívar y (Augusto) Sandino para impedir que se salgan con la suya, no podrán con nosotros y nosotras", advirtió.