•  |
  •  |

El programa de alcantarillado sanitario conocido como Colectora “Y”, ejecutado por la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados, Enacal, se quedó a “medio palo”, y arrastra un año de retraso porque la aguadora no cuenta con los recursos económicos para darle continuidad.

Este proyecto originalmente tenía contemplada la instalación de una línea de tubería para recoger todas las aguas residuales procedentes de al menos 100 urbanizaciones ubicadas en la zona del municipio de Ticuantepe, y los barrios Valle Gothel, Sabana Grande y Lomas de Guadalupe, llevarlas hasta la planta de tratamiento de aguas residuales de Managua, y luego ser vertidas en el lago Xolotlán.

Fuentes ligadas a Enacal manifestaron que las autoridades de la empresa aguadora sacaron el proyecto de la cartera de obras que se ejecutarían este año, porque no disponían de financiamiento.

Las fuentes consultadas, que prefirieron el anonimato, revelaron que la Colectora “Y” quedó a medio construir, y solo se instalaron 5 kilómetros de tubería, cuando se tenía que cubrir un total de 14.

Proteger acuífero
La Colectora “Y” permitiría proteger la recarga de todo el acuífero subterráneo ubicado en toda la zona entre Ticuantepe, Sabana Grande y el Lago de Managua, como parte del proyecto de saneamiento del mismo lago Xolotlán, para evitar que las aguas residuales desechadas en una mayoría de barrios y urbanizadoras se infiltren y contaminen esta zona.

La primera fase del proyecto consistió en la instalación de cinco kilómetros de tubería de 21 pulgadas de diámetro con una inversión de 4 millones de dólares. La segunda etapa contemplaba tubería de 26 pulgadas de diámetro, con una inversión de 12 millones de dólares, que iban a ser financiados con un préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo, BID.

Maritza Tellería, Directora de Relaciones Públicas en la empresa, manifestó de forma breve, vía telefónica, que la segunda etapa del proyecto no se ejecutará en estos momentos, y que está en estudios, reconociendo que solo se han construido cinco kilómetros de tubería, que van desde la planta de aguas residuales de Managua hasta Lomas de Guadalupe.

50 mil beneficiados
El proyecto beneficiaría a un total de 50 mil habitantes que no tienen acceso a la red de aguas servidas, y en su mayoría las desechan en las calles de barrios como el “Gertrudis Arias”, Lomas de Guadalupe, “Comandante Aureliano”, “Arnoldo Alemán” y “María Dolores Alemán”, ubicados en el Distrito Cinco. Sabana Grande, en el Distrito Seis. Además de las urbanizadoras de la zona de Ticuantepe.

Ruth Selma Herrera, expresidenta de Enacal y directora del Instituto de Desarrollo Empresarial Asociativo, Ideas, dijo que no construir la Colectora “Y” pone en serios riesgos el manto freático subterráneo de la zona de Sabana Grande y de Ticuantepe, porque las aguas residuales que se tiran en las calles se infiltran hacia la cuenca subterránea.

Confirmó que en su administración fue que se construyeron los primeros cinco kilómetros de la Colectora, con un fondo de dinero que quedó de reserva.  

“La segunda fase la iban a financiar componentes de préstamos que el BID otorgaría; tengo entendido que el proyecto no tiene financiamiento y se descontinuó, algo que es preocupante, porque se deja sin protección la zona de recarga de los acuíferos de Managua”, especificó.

Herrera manifestó que este proyecto en la segunda etapa incluía una inversión de 10 a 12 millones de dólares. “No podemos seguir descuidando la zona de recarga de agua subterránea. Es muy preocupante, porque las reservas de agua de la ciudad están debajo de una serie de  asentamientos, y donde se edificaron una serie de  urbanizaciones que no debían”, enfatizo.

Financiamientos del BID
Mirna Liévano, representante del BID en Nicaragua, destacó que el Banco este año está diseñando un proyecto para financiar a Nicaragua programas de agua y saneamiento con 30 millones de dólares, que son donados por España y administrados por el Banco.

Liévano dijo que los fondos están orientados a proyectos que se ejecutarán solo en ciudades intermedias, para mejorar las condiciones de abastecimiento de agua potable. “Van a ser 30 millones de dólares los que se destinarán a estos programas, y serán aprobados a finales de año para mejorar el servicio de agua en Masaya, y la provisión de servicios de agua y alcantarillado sanitario para Bilwi”, especificó Liévano.