•  |
  •  |

El presidente del Consejo Supremo Electoral, CSE, y magistrado con período vencido Roberto Rivas Reyes, sigue demostrando su poderío económico. Ahora resulta que de la construcción de calles personales frente a su vivienda pasó a la construcción de una muralla en un extenso y valioso terreno ubicado a un costado de su residencia en Carretera a Masaya.

Ayer vecinos del sector hicieron una denuncia ciudadana a EL NUEVO DIARIO en torno a nuevas obras de construcción realizadas supuestamente por Rivas, y se presume que las efectúa con maquinaria y recursos del Estado, situación esta última que no se pudo confirmar.

Lo que sí se comprobó en el terreno es que efectivamente hay obreros y maquinarias laborando a un costado de la vivienda del citado personaje, donde construyen una muralla en un lote de unos mil metros cuadrados, bajo fuerte presencia de vigilantes privados y policías personales que custodian  la vivienda.

Obreros que laboraban en la zona no quisieron responder a quién le estaban haciendo el trabajo, pero un hombre que parecía el inspector de las obras, dijo que el trabajo era privado y por lo tanto no podían dar información. La construcción inicia al otro lado del terreno de Rivas, predios que antes habían sido donados a la Iglesia Católica, pero que luego, en un inesperado y oscuro giro, terminaron vendidos a sociedades mercantiles donde figura la familia Rivas Reyes.

El terreno colinda con el muro sur de la vivienda de los Rivas Delgado, en el cual hay un portón que le permitiría el acceso al sitio en el que levanta la nueva construcción.

Frente a esta residencia, de igual modo, hay labores de construcción de dos calles que dan al frente de la entrada principal de la casa del funcionario, las cuales se planificaron desde 2009 para ser construidas con recursos y maquinarias de un proyecto municipal de Ticuantepe, según la filtración de grabaciones de audio que presentó semanas atrás END, donde se oye a Rivas Reyes negociando con el ex proveedor del CSE, Mario Chow, los detalles de los terrenos donde ahora se construyen la muralla y las calles.

Las manifestaciones de riquezas de Rivas Reyes han causado indignación y repudio de diversos sectores, que no se explican cómo un funcionario con doble salario (uno del CSE y otro de la Universidad Católica) que suma 10 mil dólares, puede comprar aviones, mansiones de verano, vehículos lujosos, isletas y fincas.

A Rivas END le descubrió una mansión de verano en un exclusivo condominio de San Juan del Sur, Rivas, cuyo valor de mercado se ofertaba entre 715 mil y 850 mil dólares.