•  |
  •  |

A pesar de que las parteras hacen un buen reemplazo del personal médico especializado en las zonas rurales del país, este gremio no cuenta con una legislación que reconozca y respalde esta delicada profesión, que además se encuentra en desventaja laboral, ya que ningún organismo gubernamental reglamenta esta actividad sanitaria.

Estos y otros datos se revelaron en “El informe Estado de las Parteras en el Mundo 2011”, que realizaron 30 organismos internacionales, entre ellos la Organización Mundial de la Salud, OMS; el Fondo de Población de las Naciones Unidas, Unfpa; la  Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, Usaid y el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia, Unicef, entre otras.

La información completa fue publicada en el portal digital de Unfpa, y tiene un llamado en la página web de la OMS. Con este trabajo, las entidades involucradas dan a conocer al mundo, el primer análisis integral de la situación actual de las parteras de 58 países, incluyendo Nicaragua.

De acuerdo con la OMS, el trabajo de las parteras es primordial para garantizar a las mujeres que su embarazo y su parto estén libres de riesgos.

La misma entidad sanitaria internacional, en sus “10 datos sobre la partería”, expresa que 350 mil mujeres, aproximadamente mueren cada año, debido a alguna complicación obstétrica durante el período del embarazo y el parto.

Estas defunciones se registran principalmente en países con bajos ingresos económicos. “Muchas defunciones maternas y neonatales se pueden prevenir si se dispone de parteras cualificadas que atiendan a las mujeres antes, durante y después del parto, y que sean capaces de derivarlas hacia la atención obstétrica de emergencia si surgen complicaciones graves”, orienta la OMS.

 

Parteras de Nicaragua
Nicole Vidal es la autora del documento en el que resume los datos sobre Nicaragua, y comenta que nuestro país es el más grande de la región centroamericana, y es el segundo más pobre.

Igualmente, refiere que “los efectos de la pobreza son más severos en las zonas rurales y peri-urbanas”, por lo que estas desigualdades afectan principalmente al sector femenino nicaragüense.  En el informe, reconocen los avances que ha tenido el país, principalmente en la reducción de la mortalidad materna, cuyo flagelo se ha reducido en casi 50%, en comparación a 1990.

También especifican las debilidades que tiene el sistema sanitario nacional, una de ellas es la falta de parteras, ya que por cada mil nacidos vivos solo hay siete parteras. Además, en las zonas rurales se reportan 57.24 complicaciones de parto por día.

 

Práctica sin reglamento

“El informe Estado de las Parteras en el Mundo 2011”  asegura que en Nicaragua no existe ley alguna que reconozca a la partería como una profesión autónoma.

Aunque las parteras no tienen un título protegido, sí existe una definición reconocida de partera profesional.
Además, a pesar de que ninguna entidad gubernamental reglamenta la práctica de las parteras, tampoco se necesita licencia para ejercer esta difícil actividad.

Sin embargo, lo más delicado es que, a pesar de no contar con asuntos fundamentales, las parteras están autorizadas para recetar medicamentos que pueden ser determinantes para salvar o perder la vida de las pacientes.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus