•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Diputados de Nicaragua tildaron hoy de "bravucón" y "trasnochado" al canciller de Costa Rica, Enrique Castillo, quien la semana pasada calificó de "enemigo xenofóbico" al gobierno de Daniel Ortega, al que acusó de invadir suelo costarricense en octubre de 2010.

El jefe del grupo parlamentario sandinista en la Asamblea Nacional nicaragüense, Edwin Castro, dijo hoy que las declaraciones de Castillo no tienen "ningún tipo de fundamento".

"Esas posiciones son posiciones trasnochadas", indicó Castro a los periodistas.

Castillo, en declaraciones publicadas el sábado pasado por el diario costarricense La Nación, criticó al gobierno de Ortega por lo que llamó una "invasión" de Nicaragua a un humedal que Costa Rica considera está en su territorio caribeño de isla Portillos.

"Creo que tenemos que considerarlo (al Gobierno nicaragüense) como un enemigo mientras siga usurpando" el territorio costarricense, afirmó Castillo.

"Hay una motivación vengativa que se asienta en la xenofobia que el Gobierno de Ortega alimenta en el pueblo nicaragüense y que practica el Gobierno nicaragüense. Es un Gobierno xenofóbico contra Costa Rica", añadió el funcionario.

Ante ese pronunciamiento, hoy el legislador liberal opositor nicaragüense Wilfredo Navarro calificó como "irresponsable" y "bravucón" al canciller de Costa Rica.

"Desdice del comportamiento del pueblo tico, que es un pueblo cívico y, definitivamente, (Castillo) es un bravucón, estilo pandillero, que cree que va atemorizar a Nicaragua", agregó Navarro.

Sostuvo que los nicaragüenses no quieren una guerra, pero destacó que saben "responder con firmeza y rigor cualquier agresión" a su soberanía.

Por su parte, el presidente de la Asamblea Nacional nicaragüense, el diputado sandinista René Núñez, llamó a esperar que la Corte Internacional de Justicia resuelva el conflicto.

"Cualquier acción guerrerista no vamos a respaldarla", expresó al respecto.

Los diputados nicaragüenses se refirieron al asunto al concluir una sesión solemne en la hacienda de San Jacinto, 42 kilómetros al norte de Managua.

En esa sesión los legisladores conmemoraron este martes el 155 aniversario de la Batalla de San Jacinto, donde el general José Dolores Estrada, a la cabeza de 180 patriotas, derrotó a las tropas del filibustero estadounidense William Walker, que pretendía apoderarse de Centroamérica.

Nicaragua y Costa Rica mantienen un litigio territorial desde octubre pasado, cuando este último acusó a Nicaragua de invadir con militares y civiles y causar daños ambientales en el humedal que Managua reconoce como Harbor Head.

El caso está en manos de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) con sede en La Haya, que en marzo pasado ordenó a los dos países abstenerse de enviar personal de seguridad, militar o civil a la zona en disputa, y los llamó a coordinar sus acciones contra el narcotráfico y el crimen organizado en la frontera.

En agosto pasado el Gobierno costarricense protestó al de Nicaragua por la presencia en la zona de litigio de unos cien miembros de la Juventud Sandinista, grupo afín a Daniel Ortega, y exigió su salida del lugar.

Sin embargo, un día después Ortega apoyó públicamente a esos jóvenes, lo que Costa Rica calificó como una burla hacia las medidas ordenadas por la CIJ.