•  |
  •  |

La planta geotérmica Momotombo redujo su producción energética desde hace una semana, y la situación ha dado la oportunidad para que el Gobierno “presione” a la empresa Ormat Momotombo Power Company, que administra las operaciones de este campo, para que invierta recursos  y así  elevar el potencial generador de la planta.

Ernesto Martínez Tiffer, Presidente Ejecutivo de la Empresa Nicaragüense de Electricidad, ENEL, confirmó ayer el bajón en la producción de la geotérmica, y afirmó que el Gobierno está buscando un “mecanismo legal”, mediante el cual se pueda obligar a Ormat a realizar las inversiones necesarias para recuperar el potencial generador del campo geotérmico Momotombo.

Intereses por recuperar campo geotérmico
Martínez dijo ayer en declaraciones al oficialista Canal 4, que el contrato (de asociación y participación) que Ormat posee y le permite ser el administrador del campo generador, finaliza en 2014. El mismo establece que la planta deberá ser devuelta en las mismas condiciones en que fue entregada.

“Legalmente estamos buscando cómo hacer para obligar a esta gente a que haga las inversiones que tenga que hacer para que nos dejen la planta a como ellos la recibieron. El contrato  dice que el campo geotérmico Momotombo y sus instalaciones serán devueltos a sus dueños en las mismas condiciones en que se encontraron. Las cláusulas las están viendo los abogados y hay formas como se puede obligar a que nos entreguen la planta en las mismas condiciones en que la recibieron”, reiteró.

El funcionario destacó que el Gobierno en los 80 había invertido US$70 millones en estas instalaciones, las cuales producían 70 megavatios de potencia, con dos turbinas de 35 megavatios cada una, las cuales están fuera de operaciones. “Es una compañía que no ha invertido ni un peso, ¡qué triste! Vamos a recuperar Momotombo mediante la inversión necesaria”, agregó.

Fallas mecánicas
David Stadthagen, Gerente General de Ormat, confirmó ayer a El NUEVO DIARIO que la unidad que produce 30 megavatios de potencia salió de operaciones por fallas mecánicas y que por eso dejó de funcionar. Sin embargo, ni quiso ampliar detalles sobre las presiones que está haciendo el Gobierno para que  destinen mayores recursos e inviertan en elevar la capacidad de generación.

Explicó que los técnicos de la planta ya están realizando las debidas inspecciones para determinar el tipo de fallas y así iniciar el proceso de reparaciones. Agregó que, por el momento, la unidad dañada estará fuera de operaciones por varias semanas, mientras se adquiere un lote de repuestos que se traerá  del exterior.

“La planta es de fabricación italiana. Las reparaciones llevarán varias semanas porque hay que adquirir varios repuestos fuera del país”, manifestó vía telefónica.

Stadthagen indicó que el campo Momotombo está generando al menos siete megavatios de potencia, con una unidad más pequeña, y estos se están inyectando al Sistema Interconectado Nacional SIN. “No es cierto que dejamos de operar, estamos produciendo siete megavatios con una unidad más pequeña”, insistió.

La empresa Ormat administra la planta Momotombo desde 1999, cuando se firmó un contrato con las entonces autoridades de ENEL, el presidente  Edgard Quintana Romero, y el representante de Ormat, Amichai Yamiri. El plazo del mismo es de 15 años, que pueden ser prorrogables si los contratantes así lo convienen al finalizar el primer período.

Sin embargo, Martínez dejó entrever ayer que esta operación fue malograda, que el Gobierno no renegociará ningún otro contrato con Ormat, y que están interesados en recuperar la planta Momotombo, que por ley regresaría bajo la administración de ENEL como ente autónomo del Estado.