•  |
  •  |

El analista político Carlos Tunnermann y la dirigente del opositor Movimiento Renovador Sandinista, MRS, Dora María Téllez, opinaron que el exilio al que se sometió la corresponsal de END en Jinotega, Silvia González, por constantes amenazas de muerte y falta de respuesta de las autoridades, es una muestra de la situación de la libertad de expresión en Nicaragua.

Tunnermann lamentó el hecho y lo catalogó como “un golpe a la libertad de expresión”, mientras que Téllez expresó su preocupación porque, según ella, la “desmedida acción” a la que recurrió la periodista es prueba de la “desmedida corrupción” que hay en las esferas políticas, particularmente en el partido de gobierno.  A juicio del analista político, en el país hay libertad de expresión, pero con limitaciones, pues dijo que la negativa del Gobierno de publicar anuncios en los medios independientes, la exclusión de periodistas independientes de ruedas de prensa organizadas por instituciones del Estado, y el silencio de los funcionarios públicos ante las preguntas de los medios no oficialistas, son obstáculos a ese derecho universal.

Para Tunnermann, “estos casos deben ponernos en advertencia de lo que puede suceder”.

Téllez, por su parte, reiteró su preocupación, ya que no imagina “las chanchadas que están haciendo en Jinotega las autoridades del FSLN, como para que Silvia haya tomando esa decisión”.

Tunnermann y Téllez señalaron, además, la responsabilidad que tiene la Policía Nacional en este caso, por cuanto no dio trámite a la denuncia de González, así como la mala imagen que está dando como institución encargada de garantizar la seguridad ciudadana.