•  |
  •  |

Un grave precedente para el periodismo nacional y la libertad de expresión es el exilio de la periodista de EL NUEVO DIARIO, Silvia González, víctima de amenazas de muerte y de la desprotección policial, pero igual de grave es que haya separado a su familia.

René Sobalvarro, esposo de la periodista, expresó que la familia se ha comunicado con Silvia y está bien, pero es difícil la separación, no solo para él, sino también para sus hijos.

“La situación es caótica y nos han desunido. No es lo mismo sin ella, pero las presiones la obligaron a irse. Solo quien es padre de familia, esposo y vive la situación, puede comprender lo difícil que es pasar por esto”, expresó Sobalvarro, destacando que se afectó la libertad de expresión, pero también a su familia.

Y es que la profesión de su esposa, como corresponsal de EL NUEVO DIARIO y como periodista de radio en Jinotega, la llevó a hacer públicas denuncias de personas afectadas por el gobierno central y por el partido en el poder, además por informar sobre el alzado en armas “Yajob”.

Así, por ejercer el periodismo independiente comenzaron las llamadas telefónicas sin contestación y los mensajes de texto donde aseguraban que “le iban a pasar la cuenta”.

A las presiones se sumó el mensaje directo amenazante que un joven le envió con su hija.

Por la desprotección policial
Más que por las amenazas, la decisión de Silvia de abandonar el país se debió a la desprotección policial, instancia que a pesar de lo explícito de los mensajes, rechazó el delito de amenazas, reduciéndolo a asedio, negándole protección a la periodista.
Asimismo, las autoridades se declararon incapaces de establecer quién era el actual propietario del teléfono del cual se enviaron las amenazas.

Leonel Laguna, Presidente del Colegio de Periodistas de Nicaragua, CPN, alegó que con la denuncia pública, una comisión de su organización gremial visitó a la periodista en Jinotega y que se entrevistó a las autoridades policiales e incluso al señalado por las amenazas, sin embargo, prefirió no emitir declaraciones.

“No quiero dar declaraciones, porque en la publicación no se presenta el espíritu de lo que uno quiso decir”, dijo Laguna, asegurando incluso que al entrevistar a Silvia, esta les dijo que había declaraciones publicadas y que no fueron dichas por ella.

Puso como ejemplo de que nunca dijo que el acusado pertenecía al partido de gobierno.

Sobalvarro nos confirmó que una comisión del CPN llegó a su casa para hablar con su esposa, y al preguntarle sobre la afirmación de Laguna, respondió explícitamente: “No creo que lo publicado sea diferente a lo que dijo Silvia”.

Rememorando los trabajos escritos publicados, en los mismos nunca se aseguró que el imputado era del partido de gobierno, y lo que se menciona son declaraciones de vecinos del acusado, a quien señalan como un supuesto simpatizante activo del partido sandinista.

Incluso posterior a la denuncia policial e indagación, se publicaron las declaraciones del imputado, quien no sólo niega haberla amenazado, sino que rechaza ser del partido de gobierno.

Vicepresidente lamenta
El Vicepresidente de la República, Jaime Morales Carazo, afirmó que ha conocido el caso de la periodista González a través de los medios de comunicación, y lamentó que esta haya dejado su país aduciendo que estaba siendo perseguida y amenazada.

“Siempre hay gente que actúa de una forma totalmente irracional, impulsado por pasiones y cuestiones insanas, yo lo que lamento es que de haber ocurrido este tipo de cosas de amenazas reales, efectivas contra la vida de una periodista y de cualquier ciudadano, yo creo que es una cosa censurable, y que debe ser objeto de la atención de la justicia y de las autoridades del país”, exhortó Morales Carazo.

Los organismos de derechos humanos, a través de una carta, solicitaron a la primera comisionada Aminta Granera, Directora de la Policía Nacional, que brindara resguardo policial personal para González y su familia, pero no hubo respuesta.

“De ser así, pues sería de lamentar. Ojalá esas cosas no sigan ocurriendo, y se les dé remedio si ha ocurrido algo con la joven periodista, porque es vergonzoso que tenga que irse de su país aduciendo amenazas y persecuciones”, consideró Morales Carazo.