•  |
  •  |

El presidente de la Contraloría, Guillermo Argüello Poessy, solicitó al presidente ejecutivo de la Empresa Administradora de Aeropuertos Internacionales (EAAI), Orlando Castillo, en un plazo no mayor de 10 días, una copia del contrato suscrito entre esa entidad y la financiera Caruna, para la obtención del préstamo por US$12 millones para la construcción de dos aeródromos.

Al mismo tiempo, el Banco Interamericano de Desarrollo, BID, informó que los fondos destinados al proyecto del aeródromo se estaban ejecutando conforme a lo acordado con Nicaragua.

Argüello Poessy le envió una misiva a Castillo el pasado lunes 19 de septiembre, con el fin de hacer un análisis del contrato para tomar decisiones posteriores, entre las que se incluiría una auditoría.

“Lo primero es tener aquí ese contrato para que sea analizado. ¿Quién lo suscribió? ¿Con la autorización de quién?”, preguntó Argüello Poessy.

La EAAI solicitó en diciembre de 2010 a la CGR una exclusión de procedimiento para contratar sin licitación a las empresas que conctruirían dos aeródromos en San Juan de Nicaragua y Ometepe, aduciendo que las obras serían financiadas con fondos propios y del BID, ofrecidos en crédito dentro del Programa de Apoyo a la Implementación del Plan Nacional de Desarrollo, hasta por un monto de US$7,146,115.

Sin embargo, un informe oficial de EAAI sobre las gestiones de esa institución en el primer trimestre de 2011, informó que la Junta Directiva de la terminal aérea solicitó un crédito por US$12 millones a Caruna para la construcción de los dos aeropuertos ya financiados por el BID.

Ese préstamo generó una comisión de ganancia de C$4.4 millones a la financiera vinculada al FSLN, sin incluir los intereses a pagarse por el crédito.

Una carta del 5 de julio de 2011 revela que la Dirección de Evaluación del Sistema del órgano fiscalizador, solicitó a Orlando Castillo una copia del contrato suscrito para la ejecución del “Proyecto de Construcción del Aeródromo y obras conexas de San Juan de Nicaragua, y su debida supervisión”, en un lapso no mayor de 10 días.

Hasta la fecha, según la directora de Evaluación del Sistema de la Contraloría, María José Mejía, la AEEI no ha enviado la documentación.

EL NUEVO DIARIO solicitó información al BID sobre el financiamiento, y el organismo financiero internacional confirmó que los fondos suscritos dentro del programa de Apoyo a la Implementación al Programa Nacional de Desarrollo han sido desembolsados para las obras acordadas para tal fin.

Postura del BID

El contrato de préstamo 1702/SF-NI, para Apoyo a la Implementación al PND, suscrito entre el BID y el Gobierno de Nicaragua, por un monto de US$40.1 millones está vigente desde el 2006, y su plazo de desembolsos vence el  5 de diciembre del 2012.

Como parte de ese préstamo, el monto originalmente previsto con fondos del BID para la construcción del aeródromo de San Juan de Nicaragua, obras conexas y la supervisión respectiva fue de US$7.6 millones, de un total de US$9.2 millones (la diferencia corresponde a contrapartida local, provistos por la EAAI, a través de un convenio con el Intur).

Adicionalmente, el Banco aprobó un adendum al contrato original suscrito con la empresa adjudicada para la construcción del aeródromo, por el cual se incrementó el monto en US$2.2 millones (por cambio del lugar del banco de materiales), valor que fue asumido con recursos de contrapartida local (también provistos por la EAAI,  a través de  Intur).

Cabe mencionar que el Ejecutor de este Programa es el Ministerio de Hacienda y Crédito Público (MHCP), por lo cual, los desembolsos del BID se canalizan a través de dicha institución. El Intur es el coejecutor del Programa, y la institución que suscribió los contratos respectivos con las empresas adjudicatarias para la construcción del aeródromo de SJN y obras conexas. Los desembolsos se realizan conforme los avalúos de los respectivos contratos.

Los responsables de la administración, gestión y manejo de todos los contratos resultantes de proyectos financiados por el BID son los ejecutores, en este caso, el MHCP y el Intur como coejecutor, con el acompañamiento técnico y fiduciario del BID.

El Banco supervisa que se cumpla lo estipulado en el contrato de préstamo, asegurando que se siguen las políticas y procedimientos de la institución.