•  |
  •  |

Las reparaciones de la Planta Momotombo podrían extenderse por lo menos seis meses, ya que el daño sufrido en la turbina que genera 35 megavatios de potencia es considerable, y parte del lote de repuestos para su reparación, tendrán que ser importados desde Italia, confirmaron ayer fuentes del sector eléctrico.

Las fuentes consultadas por EL NUEVO DIARIO explicaron que la empresa Ormat Momotombo Power  Company tendrá que invertir como mínimo US$2 millones para poder adquirir un rotor para esta turbina.

“El problema es que el rotor pudo haberse fracturado y eso es lo que tiene fuera de operaciones la planta en estos momentos. La situación es grave, porque cada una de estas turbinas y sus componentes son diseñados específicamente para cada pozo geotérmico, de modo que su aleación metálica responda a las exigencias del agua y de los minerales que salen del vapor usado para la generación energética”, explicó la fuente, que prefirió conservar el anonimato.

EL NUEVO DIARIO intentó conocer nuevamente una versión oficial de la gerencia de Ormat Momotombo, pero David Stadthagen no respondió ayer su celular.

La fuente también explicó que para evitar estas situaciones de emergencia, las empresas que operan plantas geotérmicas, generalmente, tienen un rotor  “extra” de repuesto, que se utiliza cada vez que se le da mantenimiento a la turbina.

EL NUEVO DIARIO intentó contactar también a Ernesto Martínez Tiffer, Presidente Ejecutivo de la Empresa Nicaragüense de Electricidad, ENEL, pero fue imposible localizarlo. Se le llamó ayer en varias ocasiones a su celular, pero tampoco contestó.

Fatiga metálica
“Lo recomendable es que cada año se le dé un mantenimiento preventivo a la turbina. En este sentido se tiene que desmontar el rotor de la turbina para ver en qué condiciones está. Sin embargo, para no dejar de operar la planta, se instala inmediatamente el que se tiene como repuesto y se manda a rectificar el que se cambió, si es que amerita un tratamiento; de lo contrario se tiene que reemplazar”, añadió la fuente consultada.

El especialista señaló que probablemente el rotor de la turbina de la Planta Momotombo tenga lo que se conoce como “fatiga metálica”, ocasionada por el desgaste, sobre todo porque está expuesto a los ácidos pesados que son extraídos.

El contrato que firmó la empresa  israelí Ormat Momotombo, que le permite operar y administrar la planta, finaliza en 2014, dijo esta semana el presidente de ENEL, quien afirmó  también que el Gobierno está buscando mecanismos legales que le permitan obligar a Ormat a invertir más recursos económicos y elevar el nivel de producción de la planta geotérmica, antes que sea devuelta al Estado de Nicaragua.