•  |
  •  |

A pesar de la inconformidad que tienen con la empresa Mega, que ejecuta un proyecto de agua potable en el barrio Tierra Prometida, los trabajadores siguen con sus labores, pero afirman que sus contratistas no le pagan el séptimo día, horas extras, y muchos aún no cuentan con seguro social, a pesar de que tienen casi tres meses de estar ejerciendo labores.

Aunque de acuerdo con el Ministerio del Trabajo, el pasado 14 y 15 de septiembre era feriado nacional con goce de salario, 30 trabajadores de la empresa Mega no recibieron este beneficio, ya que adujeron que como descansaron no tenían derecho a recibir el sueldo por el día que no laboraron. La denuncia fue hecha por Gabriel Sotelo, uno de los afectados.

El ingeniero José María García, encargado de la obra por parte de la empresa Mega, una vez que observó que los trabajadores afectados se reunieron para denunciar las anomalías que los están afectando económicamente, buscó unos papeles y se dirigió al grupo repartiendo hasta ese momento las fichas para que cada uno de los perjudicados colocara sus datos y pudiese cotizar al seguro.

“A todo mundo se le pidió su cédula”, detalló García, pero casi en coro los trabajadores respondieron “a mí no me han agarrado nada, ni han dado ficha siquiera, a unos sí y a otros no”, declararon los afectados.

Para tratar de calmar los ánimos, el ingeniero precisó que la empresa tiene la “buena voluntad” de asegurar a todos sus trabajadores.

Otro de los trabajadores señaló que hay falta de concordancia entre lo que han trabajado y lo que se refleja en planilla, “no te lo pagan como es, yo tenía que sacar 1,200, y el día de pago me salen con 400”.

José Zavala detalló que “sabe que los trabajos están difíciles, pero no se puede estar aguantando tanto”.

Por su parte, Manuel Antonio Hurtado, Secretario del Sindicato de Carpinteros, Armadores, Albañiles y Similares, Scaas, indicó que las anomalías que denuncian estos 30 trabajadores se repiten con otros 20 que le trabajan a la misma empresa, pero en un proyecto ubicado en San Isidro de Bolas.

Por su parte, el ingeniero García se comprometió a solucionar lo más pronto posible el problema que mantiene descontentos a los trabajadores.