•  |
  •  |

Empresarios y representantes de las universidades se reunieron esta semana para hablar sobre la urgencia de sumar esfuerzos para que la oferta y pensum de la Educación Superior se correspondan con las necesidades de desarrollo del país, y, por lo tanto, con las oportunidades del mercado laboral.

Telémaco Talavera, Presidente del Consejo Nacional de Universidades, CNU, reconoció la importancia de ajustar las carreras y los contenidos curriculares, así como la formación teórica y práctica de los futuros profesionales, tomando en consideración los planteamientos del sector empresarial.

No obstante, el académico dijo que esta es una responsabilidad compartida con el empresariado, que debe aportar abriendo sus puertas y dando más apoyo al fortalecimiento de las capacidades de las universidades.

El Presidente del CNU se mostró bastante optimista en lograr la vinculación universidad-realidad, sobre todo ahora que finalmente se publicó en el Diario Oficial La Gaceta, la Ley de Acreditación y Evaluación Universitaria.
Eso significa que el proceso que apunta a elevar la calidad de la Educación Superior podrá ser iniciado, pues ya el Consejo Nacional de Evaluación y Acreditación del Sistema Educativo, tiene plenas facultades.

Falta inversión en ciencia y tecnología

José Adán Aguerri, Presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, llamó la atención respecto a la limitada inversión pública en materia de ciencia y tecnología. “Si nos queremos insertar en la economía mundial del conocimiento se debe elevar ese techo”, planteó Aguerri, considerando insuficientes los US$100,000 que se invertirán este año en la materia.

También llamó a mejorar la relación con el Instituto Nacional Tecnológico, Inatec, para que el 2% que aportan las empresas se revierta en mayor capacitación para los trabajadores.  

En el trabajo con las universidades, Aguerri consideró incentivar pasantías que hasta ahora están limitadas, así como fortalecer las Pymes y el turismo para elevar las oportunidades de empleo.