•  |
  •  |

La Asociación de Importadores de Vehículos y Repuestos Usados, cuyos miembros ofrecen sus productos en el Mercado Oriental de Managua, se quejó ayer de la generalización que hizo la Policía del Distrito Uno, respecto a la venta de repuestos robados en estos negocios.

“Eso nos ofende y afecta nuestra actividad laboral, y queremos manifestar que no somos delincuentes ni la apoyamos, al contrario, la denunciamos”, aseguró Carlos Tercero, miembro de la Asociación.

Según Tercero, la Policía ya sabe quiénes son importadores que trabajan con documentos en regla y quiénes son informales; y adónde van a parar los carretones halados por caballos, cargados de piezas de vehículos de procedencia desconocida, por eso no debió generalizar.

“¿Por qué cree que la Policía fue directo al desarme donde estaban las piezas del vehículo del religioso? Porque ya saben quiénes son”, expresó Carlos Burgos, otro importador de piezas automovilísticas.

Afecta venta
EL NUEVO DIARIO publicó esta semana el trabajo titulado “Desarme de autos sin control”, haciendo referencia a la rapidez con que la Policía encontró las partes de la camioneta que conducía en vida el párroco Pupiro, y al negocio ilegal del desarme de vehículos. Aquí el comisionado mayor William Dávila, jefe de la Policía del Distrito Uno, dijo que no había negocio de ese tipo que no vendiera piezas robadas.

De acuerdo con los comerciantes, esas declaraciones afectan el negocio, pues las personas tienen temor de llegar a comprarles, porque creen que la pieza que llevan puede ser robada. Incluso, hay clientes que piden rebajas aduciendo tal suposición.

Según los afectados, la población debe saber que en El Oriental también existen importadores serios que, mensualmente, traen dos contenedores de repuestos usados de diferentes marcas, de Estados Unidos, Corea del Sur y Japón, con documentos en regla.