•   LEÓN  |
  •  |
  •  |

Las fiestas patronales en honor a la Santísima Virgen de Las Mercedes, en la cabecera departamental de León, concluyeron este sábado 24 de septiembre con la tradicional y multitudinaria procesión que recorrió más de 28 manzanas, de distintos barrios y repartos de la localidad.

Antes de que la imagen saliera del templo, monseñor César Bosco Vivas Robelo, obispo de la Diócesis de León, ofició una solemne eucaristía acompañado del párroco Efraín Martín Tijerino, rector del Santuario de Nuestra Señora de La Merced, y del clero diocesano en pleno. La procesión salió a las 12:00 del mediodía y retornó hasta en horas de la noche.

Según monseñor Vivas Robelo, los problemas económicos y las diferencias políticas entre los feligreses dejan de ser un obstáculo para demostrar el amor y el fervor mariano. “Todos estamos unidos alrededor de nuestra madre, la Santísima Virgen de Las Mercedes, con gozo celebramos su día y renovamos nuestro compromiso de servir a Dios Nuestro Señor y sus mandamientos”, dijo el prelado al finalizar la eucaristía.

Como todos los años, la feligresía católica, adornó las calles y avenidas de la localidad con banderines, arreglos florales y hermosos altares, que resaltaban la imagen de la Santísima Virgen. La procesión estuvo custodiada por miembros de la hermandad de La Merced y del cuerpo de cadetes de la Academia de la Policía Nacional.

Después de haber recorrido, un poco menos de la mitad de la ruta estipulada, a las 4:00 de la tarde, un torrencial aguacero, en el sector de Guadalupe, no detuvo a los fieles devotos que siguieron la marcha, coreando cánticos religiosos.

La venerada imagen, que fue proclamada patrona de León el 17 de julio de 1912, por el obispo de ese entonces, Simeón Pereira y Castellón, en esta ocasión lucía un hermoso vestido blanco con encajes y detalles dorados, arreglos florales, de rosas y claveles blancos, además de una réplica del león, que reposa en la sepultura del poeta nicaragüense Rubén Darío, en la Basílica Catedral.