•  |
  •  |

Denuncia de Luz Aurora de Morales, vecina del parque. ÓSCAR SÁNCHEZ / END.

Alarmados e indignados se encuentran pobladores de la Colonia Centroamérica, por el arboricidio que se está efectuando en ese sector, con más de diez árboles que fueron taladrados en los troncos y posteriormente inyectados con sustancias venenosas, lo que provocó que se secaran.

Desde hace tres semanas, un grupo de siete árboles ubicados a la orilla de la pista y el parque “Los Hermanos Núñez”, empezaron a marchitarse.

Según habitantes aledaños, el crimen se inició con otras especies que están plantadas cerca del paso a desnivel de la carretera a Masaya, y todos eran árboles adultos, de gran altura y frondosos.

Se hacían pasar por empleados de ALMA
Luz Aurora de Morales, miembro del Comité Pro Ambiente de dicho parque, comentó que los vigilantes de esa zona, en días anteriores, encontraron grupos que se hacían pasar por trabajadores de la Alcaldía de Managua y pretendían cortar los árboles.

“Como no se les permitió, porque venían a media noche, decidieron hacer la fechoría en horas de la madrugada. Y sin decir nada, les inyectaron sustancia venenosa”, expresó Morales, basándose en los resultados del análisis que hizo la propia Alcaldía de Managua, y que les fueron revelados a los denunciantes.

Morales no se atrevió a especular sobre quiénes son los causantes del daño ambiental
Daniel Fonseca, otro miembro del comité y vecino, tildó de “crimen atroz” lo que se está haciendo en contra de los árboles y de los capitalinos.

“Esto hay que detenerlo ahora. De lo contrario se convertirá en algo imparable, que va a acabar con el medio ambiente de Managua”, dijo Fonseca.

Ciudadanos del lugar se quejaron por el abandono en el que los tiene la Alcaldía, ya que ellos deben realizar la limpieza del parque, y lamentaron la falta de luminarias en el lugar, lo que ayudó a los delincuentes a poder efectuar el daño.

“Exigimos la reposición de los árboles, investigación del caso y sanciones para los culpables”, exhortó Morales.

Denuncian a publicistas
El ambientalista Kamilo Lara, Presidente del Foro Nacional de Reciclaje, Fonare, dijo que se trata de una cadena de delitos ambientales; un vandalismo y crimen contra los árboles, cuyo método es la utilización de sustancias tóxicas ilegales para ocasionar perjuicio al paisaje de la ciudad.

Indicó que la Alcaldía ya está tomando las medidas pertinentes en el caso. Ya se tienen localizados a “rotuleros”, que son los responsables del delito.

Lara aseguró que los responsables ya fueron multados, y que hoy se interpondrá una formal denuncia ante las autoridades correspondientes, con los nombres y apellidos de los culpables.

También se colocará una manta en el lugar, en forma de protesta por el daño causado.

Lara dijo que en estas acciones contra el arboricidio participaran la Procuraduría General de La Republica, a través de su procurador ambiental; el Fonare, los jóvenes del Movimiento Guardabarranco y la Alcaldía de Managua.

Los árboles que fueron secados tenían un amplio follaje que afectaba la visibilidad de varios rótulos de empresas publicitarias.

El guanacaste de la discordia
El ambientalista también se refirió al caso de un árbol de guanacaste que se comenzó a cortar el sábado en el barrio Larreynaga, por parte de pobladores que dicen estar en riesgo por el mismo.

“El árbol está en riesgo de caer, pero eso no es ahorita, falta mucho tiempo para que eso suceda, y con el desrame que le realizaron, pierde fuerza de caída”, expresó.

Lara opinó que se debe multar a los pobladores que por realizar construcciones, dañaron las raíces del mencionado árbol.

Los ciudadanos que habitan frente al árbol y a sus costados (quienes no quisieron identificarse) enfrentan serias disputas con la familia de Judith Barillas, que se opone a que la especie sea talada.

Ambas partes presentaron a EL NUEVO DIARIO dictámenes emitidos por la Alcaldía de Managua, en los que primero se autoriza, en junio de este año, únicamente una poda, pero en la segunda orden, dada en el corriente mes, se facultó el corte total del madero.

Lara dijo que hasta que no haya opiniones de expertos, el trabajo de corte no puede continuar, y quien da la última palabra, es el departamento de Ornato de la Alcaldía de Managua.

Curiosamente, en lugares cercanos a dicho árbol, se han dado problemas semejantes de tala, y el paradero final de la madera son los aserríos locales.