•   Matagalpa  |
  •  |
  •  |
  • END

La ejecución del Plan Techo, a través del cual la administración de Daniel Ortega pretende entregar láminas de zinc a familias necesitadas, se ha convertido en un verdadero dolor de cabeza para los dirigentes del gobernante Frente Sandinista en Matagalpa, al surgir acusaciones de favoritismo hacia amigos y familiares.

Ayer por la mañana, más de un centenar de personas se apostó frente al edificio de esta organización política en Matagalpa, para reclamar al gobierno por las anomalías.

“Cambios de listados a última hora, amiguismo y nepotismo” fue lo que se impuso en la repartición de la primera etapa de la entrega de los seis mil planes techo que el Gobierno, a través de la “Comisión de verificación, reconciliación, paz y justicia” llevó a Matagalpa para beneficiar a los más pobres de esta ciudad, dijeron los quejosos.

Manuel Zelaya Zeledón, Secretario Político del barrio El Tambor Número 1, señaló que a pesar de haber levantado un listado de la población más necesitada, las autoridades políticas de su partido fueron las que seleccionaron al final las viviendas a las que se les iba a entregar el techo.

Terminaron “dándole a gente que no tiene necesidad y (algunas personas) han agarrado hasta cinco planes techo, ya que incluyen a los nietos (en la lista de beneficiados)”, aseguró Zelaya Zeledón.

Marcelino Luques, habitante del barrio El Calvario, dijo que “a los que tienen verdadera necesidad no les han entregado nada, pero sí a los que son allegados al secretario político del barrio”.

“Le dan a gente que tiene hasta dos casas y a los que tienen techos de plásticos no les dan nada”, aseguró.

Los manifestantes señalaron que la única repuesta que les dieron en la sede municipal del FSLN es que en quince días llegará a Matagalpa una delegación del Cardenal Miguel Obando y Bravo, quien lidera la Comisión de Verificación. Supuestamente, dicha delegación revisará la situación alrededor del Plan Techo, por lo que deberán esperar ya que de momento no podían hacer nada.

EL NUEVO DIARIO trató de conocer la versión de los dirigentes municipales del Frente Sandinista,  pero la entrada al edificio de ese partido en esta ciudad estaba resguardada por la Policía Nacional y no se permitía el acceso a dichas oficinas.