•   Bilwi, RAAN  |
  •  |
  •  |

En horas de la mañana y mediodía de este lunes, grupos de jóvenes, mujeres y hasta niños de la comunidad de Karatá, se enfrentaron a pedradas, garrotazos y machetazos con excombatientes indígenas de Yatama en pleno centro de Bilwi, Región Autónoma del Atlántico Norte, RAAN, por la disputa de lotes de terrenos ubicados en el suburbio de Loma Verde, de esta ciudad.

Ofelia Thompson, de la junta directiva de Karatá, responsabilizó por la trifulca al dirigente de los excombatientes, Delancim Lam.

"En todos los foros hemos demostrado que estas tierras nos pertenecen desde hace más de 100 años y en cada instancia judicial donde recurrimos nos dan la razón, pero ellos (los excombatientes) han vendido unas 100 parcelas de nuestro territorio", indicó Thompson.

En el momento en que Lam intentaba dar su versión del conflicto a una batería de periodistas se acercó un piquete de enardecidos habitantes de Karatá y a empujones lo montaron en un camión, llevándolo con rumbo desconocido.

Más tarde aparecieron simpatizantes de Lam y protagonizaron una batalla campal con comunitarios de Karatá, cerca de la Alcaldía de Bilwi.

El agente policial Rayli Sanders informó que lograron rescatar a Lam y lo trasladaron al hospital regional con un ojo lesionado por una pedrada.

Disputa

Ofelia Thompson aseguró que desde inicios del Siglo XX, gracias al Tratado Harrison-Altamirano, la comunidad de Karatá recibió un título real de su territorio que abarca toda el área urbana de Bilwi.

Sin embargo, recientemente Delancim Lam negó que el suburbio de Loma Verde pertenezca a Karatá.

“Este territorio le corresponde al bloque de 10 comunidades Indígenas y como nativos de esta tierra, tenemos derecho a edificar nuestras viviendas en este lugar", argumentó.

Thompson advirtió a los excombatientes indígenas que más les vale evitar ocupar y negociar lotes en Loma Verde, porque puede correr la sangre.

La Región Autónoma del Atlántico Norte tiene varios focos de tensión por conflictos agrarios, donde están involucrados miles de comunitarios y colonos.

En el sector de Tasba Pri (Tierra Libre) hay una disputa entre dirigentes comunitarios y desmovilizados del Ministerio de Gobernación.

Mientras que en la cuenca del río y laguna de Kukalaya, varios colectivos indígenas y desmovilizados de Yatama mantienen litigios de propiedad con campesinos mestizos de la zona y colonos que han llegado del interior del país.

Otra área de conflicto se localiza en Awas Tigni, donde indígenas mayangnas han denunciado que gran parte de su territorio fue vendido por excombatientes de Yatama a la empresa maderera Mapiinicsa.

Adolfo Wigan, un joven de Karatá  que participó en los disturbios, culpó a los políticos (sin especificar nombres ni partidos) por los conflictos agrarios que se están suscitando en la Costa Caribe.

“Ellos son irresponsables, se ponen a repartir tierras que no les pertenecen para ganar votos y por lo tanto, tendrán que asumir las consecuencias si se produce un baño de sangre, advirtió Wigan.

Algunas personas embriagadas de licor que participaron en los disturbios y trifulcas callejeras se portaron hostiles con ciertos periodistas, incluso agredieron a un colega de la televisión local, por lo cual, los comunicadores costeños solicitaron mesura a las partes involucradas en el conflicto y protección policial.