•  |
  •  |

Tras el conteo de los votos el próximo 6 de noviembre, los fiscales no recibirán una copia fiel del acta de escrutinio, pues esta no tendrá código de JRV, de Centro de Votación, nombre del municipio ni del departamento, según lo dispuesto por el Consejo Supremo Electoral en la Guía de Trabajo para los miembros de las Juntas Receptoras de Votos.

En el acápite sobre el llenado de las actas, la guía precisa que el acta de escrutinio se diferenciará de las copias porque esta lleva impreso el código de la JRV y del Centro de Votación, municipio y departamento, lo que a juicio del director ejecutivo del grupo de observación Ética y Transparencia, Roberto Courtney, es muestra de un proceso “fraudulento por diseño”.

“Este proceso electoral pasa a ser sin fiscalización y sin copia del acta de escrutinio. Lo que uno piensa es que es fraudulento por diseño, ya que deja contando los votos solamente al personal de mesa, que sabemos que excluye a tres partidos políticos”, expresó Courtney.

Según Courtney, esta disposición convierte las copias de las actas en cualquier otra cosa, menos en una copia. “Es decir, no hay copias del acta de escrutinio si la copia ya no trae eso (código de JRV, de CV, nombre del municipio y departamento). Es como si dijeras que la copia de tu cédula no tiene foto ni número”.

“Estas copias serían absolutamente inútiles, porque los elementos que las vinculan con cada una de las 12 mil JRV, ya no existen. El propósito de la copia es que sirva para que un partido que difiera de los datos oficiales tenga un soporte”, añadió Courtney.

Courtney recordó que en los comicios anteriores se dejó claro que las copias que recibirán los fiscales deben ser idénticas al acta de escrutinio original. “Si el Consejo no corrige esto, no hay un grupo de observadores en el mundo que pueda dar confianza y validez a los resultados oficiales y al proceso electoral”, dijo.

“Este no es un tema pequeño, sino enorme, porque el último candado que le queda a estas elecciones, en términos de capacidad de los partidos para fiscalizar el proceso, es la presencia de los fiscales”, consideró el experto.

De esta forma, los fiscales saldrían del conteo con actas sin datos precisos para reclamar ante las instancias superiores. Durante los comicios municipales de 2008, los opositores denunciaron un fraude electoral en más de 30 ciudades, y reclamaron basándose en los resultados que tenían las copias de las actas de escrutinio.

 Una sola boleta, ¿por qué?

La Guía de Trabajo para los miembros de las Juntas Receptoras de Votos revela que el CSE también dispuso que solo habrá una boleta de votación para la elección de presidente, diputados al Parlacén, diputados nacionales y departamentales, lo cual genera suspicacias, y esta pregunta en algunos, ¿será para inducir el voto en cascada, o es para aminorar costos?

En el capítulo sobre el paquete electoral se señala que los miembros de la JRV lo organizarán de la siguiente manera: “Al diseñarse los cuatro cargos de elección en una sola boleta electoral, en materia de empaque no se separan los votos válidos de los votos nulos”.

Ayer, en una entrevista a un canal de televisión, el presidente del CSE, Roberto Rivas, apenas dejó entrever esa posibilidad. Sin embargo, la Guía de Trabajo ya está siendo utilizada en las capacitaciones.

Las presidencias de los Consejos Electorales Municipales (CEM) de las cabeceras departamentales fueron otorgadas al Frente Sandinista. Además, el partido de gobierno también preside siete CED y un CER, y tiene mayoría en las JRV.