•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Cientos de mujeres nicaragüenses se manifestaron hoy por las calles de Managua para demandar la restitución en la legislación nacional del aborto terapéutico, prohibido en el Código Penal desde 2006.

Durante el plantón, convocado por el Grupo Estratégico por la Despenalización del Aborto Terapéutico, que comenzó en la rotonda de Plaza España y culminó en las afueras de la sede de las Naciones Unidas, en el centro de Managua, las manifestantes exigieron al Estado la despenalización inmediata del aborto terapéutico para defender la vida y la salud de las mujeres.

También demandaron a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia pronunciarse sobre un recurso de inconstitucionalidad que interpusieron hace cuatro años, tras la reforma del Código Penal para prohibir el aborto terapéutico.

"Derecho al aborto, cuestión de derechos humanos", gritaban las féminas, que se apostaron pacíficamente ataviadas con disfraces en las afueras de la ONU.

Durante la manifestación, que interrumpió el tránsito en la zona por breve tiempo, las mujeres exhibieron pancartas alusivas al derecho a la vida de la mujer.

"La despenalización del aborto terapéutico no es un capricho, es una lucha a la que debemos sumarnos para que se respete el derecho a la vida de las mujeres", leyeron las mujeres en una proclama.

El Parlamento nicaragüense, en el contexto de la campaña por las elecciones presidenciales de 2006, escuchó las peticiones de las iglesias católica y evangélica para prohibir el aborto terapéutico, solo en caso de peligro para la madre, que figuraba en el Código Penal del país desde hacía más de un siglo.

La legislación facultaba a practicar este tipo de interrupción del embarazo si era "determinado científicamente, con la intervención de tres facultativos por lo menos, y el consentimiento del cónyuge o pariente más cercano a la mujer".

Esa decisión ha sido criticada por la asociación de médicos de Nicaragua, grupos de mujeres, la organización Human Rights Watch, la ONU y la Unión Europea, que han demandado una mayor discusión sobre el tema.

Un grupo de mujeres interpuso un recurso de inconstitucionalidad contra esta prohibición en enero de 2007 ante la Corte Suprema de Justicia, que aún no se ha pronunciado.

El Gobierno que preside el sandinista Daniel Ortega se ha declarado a favor de la penalización del aborto terapéutico.

En tanto, el opositor Partido Liberal Constitucionalista (PLC), la segunda fuerza política en el Congreso, reafirmó hoy en un comunicado su oposición a la restitución en la legislación nacional del aborto terapéutico.

"No respaldaremos, bajo ninguna circunstancia, la aprobación de una legislación o reforma que vaya en contra de los intereses de defender la vida", señaló ese colectivo que dirige el exgobernante Arnoldo Alemán (1997-2002).