•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, destacó hoy el clima "pacífico" del proceso electoral en Nicaragua, aunque alertó sobre "temas de fondo" por discutir que espera se resuelvan antes de la votación de noviembre, cuando el mandatario Daniel Ortega buscará una reelección calificada de "inscontitucional" por la divida oposición.

Insulza culminó este miércoles una visita de dos días a Managua con una reunión a puerta cerrada con Ortega en la que no habló "mucho" sobre el tema electoral, según explicó en declaraciones a medios oficiales tras el encuentro.

Ortega, por su parte, afirmó que su Gobierno está "en la mejor buena voluntad" para asegurar que el próximo 6 de noviembre se desarrollen los comicios en un ambiente de "seguridad y tranquilidad".

El encuentro con Ortega se enmarcó en una agenda que incluyó reuniones de Insulza con los dos principales candidatos opositores a la Presidencia y organizaciones civiles a fin de "escuchar" sus impresiones e "inconformidades" y plasmarlas en un informe final sobre el proceso electoral.

"Creo que hay temas de fondo que discutir y espero que se discutan", dijo esta tarde el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), sin precisar cuáles son esos asuntos, tras reunirse con el candidato presidencial opositor, Fabio Gadea, segundo en las encuestas.

"Espero que, en la manera que vayan pasando los días, pues todo se vaya mejorando y resolviendo", añadió en declaraciones a los medios oficiales tras su encuentro privado con el presidente.

Ortega es el favorito del electorado con el 44 %, seguido de Gadea con el 32 % y del expresidente y también opositor Arnoldo Alemán con el 13 %, según un sondeo divulgado este mes por la firma Cid Gallup.

La visita de Insulza ha sido seguida de cerca por la oposición nicaragüense, que le reiteró sus denuncias sobre la "inconstitucionalidad" de la candidatura de Ortega así como "irregularidades" en la organización de los comicios.

"Quiero asegurar que todo eso (las denuncias opositoras) lo vamos a tomar en cuenta y lo vamos a conversar con las autoridades que correspondan", declaró Insulza.

El secretario general formalizó el martes la acreditación de una misión de 80 observadores de la OEA, quienes acompañarán las votaciones y dirán lo que vean "sin interferir", según aseveró.

La oposición ha señalado como tardía la acreditación de los observadores internacionales por parte de las autoridades electorales, lo que, reiteró el martes Alemán a Insulza, arroja dudas sobre la efectividad de esa labor verificadora.

Las autoridades electorales nicaragüenses, que al igual que el Gobierno han dicho que no permitirán "intromisión" extranjera, han autorizado a la Unión Europea, a la OEA, al Consejo Electoral de Expertos Latinoamericanos y al Consejo Nacional de Universidades para que "acompañen" los comicios de noviembre.

La oposición también destaca que el artículo 147 de la Carta Magna impide a un mandatario repetir en el cargo de forma inmediata, y tilda de "golpe a la democracia" el que magistrados oficialistas de la Corte Suprema de Justicia lo hayan declarado inaplicable, lo que abrió el camino a la aspiración de Ortega.

En ese sentido, Insulza aseguró en Managua que ninguno de los Estados miembros de la OEA ha propuesto discutir en el Consejo Permanente la candidatura a la reelección de Ortega aunque, añadió, el organismo está consciente de que "existen algunas críticas al respecto".

Gadea reiteró este miércoles tras su encuentro con Insulza que las elecciones son una "carrera de obstáculos" para la oposición.

Su compañero de formula y aspirante a vicepresidente, Edmundo Jarquín, argumentó que dificultan la participación opositora "irregularidades" como la entrega "partidarizada" de la cédula de identidad a la población, indispensable para votar, y el "control oficialista en las mesas electorales".

"Yo no creo que el secretario general (de la OEA) se vaya a prestar a legitimar este proceso", dijo Jarquín en unas declaraciones a medios locales previas al encuentro con Insulza.

Unos 3,4 millones de nicaragüenses han sido convocados a las urnas para elegir al presidente, vicepresidente, 90 diputados ante la Asamblea Nacional y 20 ante el Parlamento Centroamericano.