•  |
  •  |

Fabiola Gutiérrez, en ocho años de vida profesional, no ha conseguido un empleo a la medida de sus expectativas, que se centran principalmente en la estabilidad laboral.

Desde hace tres meses está sin trabajo, tiene 32 años, un hijo y muchos planes de crecimiento profesional sin concretar, porque sus oportunidades laborales han sido contratos temporales que, inclusive, le han limitado optar a beneficios en el Seguro Social.  

Fabiola es licenciada en Sicología por la Universidad Centroamericana, UCA, y fue una de los más de 300 talentos jóvenes --entre profesionales, egresados y estudiantes-- que acudieron a la Feria del Empleo, organizada por esa universidad.  

Todos llevaban el interés de encajar en el perfil de las 30 vacantes distribuidas entre las 19 empresas que asistieron a la feria, de acuerdo con datos brindados por Margine Sánchez, coordinadora de la Oficina Bolsa de Trabajo de la UCA.

La joven sicóloga tiene experiencia en el área de recursos humanos, pero solo una empresa de las presentes en la feria requería un profesional con su perfil. Ella llegó con la esperanza de salir con el puesto.

En cambio, Mario Salinas Vega, de 24 años, y graduado en 2009 en Ingeniería en Sistemas y Tecnología de la Información, acudió al evento con cita para cuatro entrevistas de trabajo. De ser elegido por alguna, Mario estaría frente a su primer empleo.

Este joven, que se declara empeñado en debutar en el mercado laboral, ha sido antes llamado por seis compañías para ser entrevistado, pero de todas ha regresado a casa con un “te llamaremos”. Pasa el tiempo y la llamada no llega.

Salinas piensa que su desventaja es falta de experiencia, pues únicamente cuenta con pasantías que cree que no son tomadas muy en cuenta cuando entre los candidatos al puesto hay quienes sí han trabajado.

El joven, a modo de consuelo, reconoce que  no abundarán las opciones de empleo para los nuevos profesionales mientras la economía del país no crezca.

¿Qué buscan los empleadores?
Pero la falta de oportunidades que padecen Fabiola y Mario podrían responder a la forma como buscan empleo, y también a la manera como se presentan cuando son llamados a estar frente a un empleador.

Según Marcela Villamar, Gerente de País del portal de empleos tecoloco.com, el mercado laboral ha cambiado mucho, pues ahora, además de una excelente formación académica, los empleadores están valorando mucho más la experiencia.

Su consejo para quienes como Mario no acumularon experiencia es que en cuanto puedan ingresar a trabajar “de lo que sea”, lo hagan, pues aunque el trabajo no se ajuste a su perfil de formación, a la larga les va a valer el paso por ese puesto, y recordó que hoy día ese aprendizaje en la práctica pesa más que los cursos libres extra en los que uno invierta.

Añadió que también influye la presentación del currículo, pues Recursos Humanos se toma unos 20 segundos en verlo, de modo que debe ser presentado lo más preciso y condesado posible, para lograr captar interés, resaltando siempre la experiencia.

Elabore su hoja de vida en dos páginas, máximo tres, y si no tiene una foto profesional, no la ponga. Obvie escribir objetivos, detalle la experiencia laboral a partir de la más reciente, con funciones enumeradas que respondan a: ¿Qué hiciste de bueno en la empresa en que estuviste, cuáles fueron los logros? Y ¡ojo!, no agregue copias de diplomas, son parte de las recomendaciones de Villamar.

Si bien la buena imagen es necesaria, “al final la presentación no está en ropa, sino en la seguridad con la que hablés”, sostiene la gerente de país de Tecoloco.com, que en lo que sí recomienda invertir es en el aprendizaje de un segundo idioma, prioritariamente, el inglés.  

Tres años de Feria del Empleo
La UCA celebró por tercer año la Feria del Empleo. Su objetivo es ser un puente que ponga en contacto al empleador con los elementos formados en esa universidad. Además, es una oportunidad para la universidad de que sus profesionales sean evaluados y se les indiquen tanto fortalezas como debilidades.