•   SAN CARLOS / RIO SAN JUAN  |
  •  |
  •  |

La rehabilitación total de la carretera Acoyapa-San Carlos, que también unirá a Centroamérica con Costa Rica, a través del puente donado por Japón, que ya está en construcción, fue culminada.

Propietarios del transporte colectivo y selectivo, usuarios, comerciantes, y productores se mostraron contentos, y coinciden en que ya no enfrentarán lo que representaba “el dolor de cabeza” o la odisea de viajar de 10 a 12 horas para llegar a Managua,  si acaso corrían la suerte de no quedarse en un pegadero.

En un recorrido realizado por EL NUEVO DIARIO se verificó que la empresa de construcción italiana Astaldi culminó con el tramo de 61.5 kilómetros, comprendido entre Acoyapa y Pájaro Negro, e incluso la señalización de la vía.

Mientras, el tramo Santa Fe avanza con buen pronóstico para terminar en octubre con los 63.5 km que contempla Pájaro Negro-El Tule-San Carlos.     

Lluvias que atrasaron la obra

Según información oficial del ministro de Transporte e Infraestructura, Pablo Fernando Martínez,  la obra tiene un costo de 60.5 millones de córdobas, y su financiamiento proviene del Banco Interamericano de Desarrollo, BID.

De acuerdo con la licitación firmada en diciembre de 2009, la empresa Astaldi debía entregar en febrero, y Santa Fe en junio de este año.

Mauricio Gaitán, delegado del MTI en el departamento de Río San Juan, consideró que ambas empresas han trabajado enfrentando la adversidad del tiempo, pues les ha afectado el estado lluvioso que permanece en la zona.

En el caso de Santa Fe, el tramo de Pájaro Negro a San Carlos, la rehabilitación de muchos puentes y su drenaje le ha ocasionado demora, pero Gaitán expresó su optimismo en que la obra será entregada en “tiempo y forma”.

El funcionario también confirmó la culminación de 120 km correspondientes a los ramales de Morrito, San Miguelito y El Almendro.

A la vez, la construcción del tramo de La Argentina a Las Tablillas tiene un regular avance, obra que se complementa con el puente Santa Fe, sobre el nicaragüense río San Juan, que financia Japón a un costo superior a los US$10 millones.

Mejoras notables
Filiberto García Cabrera, reconocido empresario de transporte de la línea “Sin Fronteras “, reconoció  los beneficios que para todos  los sectores llevará la carretera.

“Antes terminábamos en un corto tiempo con las llantas, el chasis, la carrocería de los buses, pero ahora con una buena vía esto cambia radicalmente. Por ejemplo, una unidad nos duraba dos años, ahora (la duración) será de 5 años”, apuntó García, quien se ha motivado a adquirir dos unidades más de las máquinas que viajan de San Carlos a Managua.

El productor Raúl Molina Enríquez, Presidente de la Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos, UNAG, dijo que antes “acariciábamos la carretera como un sueño, pero ya es una realidad, y sabemos que habrá más proyectos de caminos a las comunidades, porque la carretera es como el río, tienen que crearse los ramales para explotar nuestra producción”.

Añadió que la carretera facilitará la comercialización del ganado, de la leche, de los productos básicos como el maíz, el frijol, el arroz y los tubérculos.

“Antes incurríamos en un alto costo por el mal estado de la carretera, ahora habrá menos dificultades hasta para trasladar a  los enfermos”, afirmó.

Henry Sandino, Presidente de la Cámara de Turismo, Cantur, manifestó que “la carretera es la oportunidad que todos los riosanjuaneños esperábamos, no solo para la actividad turística, sino para lograr el desarrollo socioeconómico que deseamos, incluso para potenciar la pesca industrial”.

Motiva inversión turística

Consideró que la carretera ha motivado la inversión en la industria turística, en hoteles, en restaurantes y en establecimientos comerciales, así como en la misma banca y en las financieras.

Cristóbal Ramón Méndez Flores es un comerciante que viaja a Managua hasta tres veces al mes para adquirir mercadería. “Era un viaje muy pesado, fatigado, y esto que hasta nos quedábamos  una noche en la carretera porque se dañaba el bus. Debemos reconocer al Gobierno que está porque todos los que pasaron lo prometieron, y ahora se está cumpliendo”.

Por su parte, Ismael Zamora Calero, conduce una unidad de transporte colectivo de Juigalpa a San Carlos, y coincide en que el MTI debe regular la hora. “Antes, por la carretera que estaba tan mala nos tardábamos, y lo que aguantábamos eran los verbos de los usuarios, ahora nos reclaman porque hacemos menos tiempo”.