•  |
  •  |

Aníbal Ballesteros, dueño del Centro Recreativo “La Borgoña”, ubicado en Ticuantepe, denunció en la delegación policial de ese municipio, que teme por su vida y la de su familia, luego que por segunda ocasión, personas que regresaban de los juzgados de Managua realizaron hechos vandálicos en su negocio al mediodía de este miércoles.

Según el afectado, personas que se dirigían hacia La Concepción, y que vestían camisetas rotuladas donde se leía “Movimiento por la Dignidad del padre Pupiro”, ingresaron al establecimiento con el propósito de quemar el local.

“Es un hecho de vandalismo, nosotros no tenemos que ver nada --en la muerte de sacerdote-- el padre llegó como cliente, se le atendió y lo que sucedió después ya todos lo saben… estas personas se han empecinado en tratar de dañar a mi familia”, explicó Ballesteros.

Al mismo tiempo, dijo que esa situación ya les está provocando problemas económicos, porque tienen más de un mes de no abrir el local, que sigue bajo el resguardo de la Policía por temor a que lo quemen. Dentro del local hay material inflamable que se utiliza para el funcionamiento del mismo, que de llegar a incendiarse haría peligrar también las propiedades vecinas.

Concluyó que él y sus hijos --Frank y John Ballesteros-- son una familia muy trabajadora. “Soy un ciudadano común y silvestre, no milito en ningún partido, no soy político, solo quiero volver a trabajar”, señaló.