•  |
  •  |

La lucha por la despenalización del aborto terapéutico se incentivó ayer con una marcha de las organizaciones de mujeres, que por las calles de capitalinas dejaron claro que su lucha no se detendrá, porque incluso las estadísticas muestran mayor conciencia de la población ante el problema y la necesidad de restituirse el derecho a decidir la interrupción del embarazo, cuando peligra la vida de la madre.

En el Día internacional por la despenalización del aborto terapéutico en América Latina y el Caribe, Magali Quintana, quien forma parte de la organización Católicas por el derecho a decidir, señaló en 2010 las muertes maternas continúan en aumento llegando a cien, mientras el año pasado fueron 89.

“De esas cien muertes maternas, 30 fueron obstétricas indirectas o relacionadas con el aborto terapéutico. Consideramos que si esas mujeres hubieran tenido la posibilidad de haberles interrumpido el embarazo por razones médicas, es muy probable que se les alargara su vida o incluso salvado, ya que dos de ellas sufrían cáncer, dos con insuficiencia renal, así también otras con insuficiencia hepática y otra por cardiopatía”, especificó Quintana.

Ella dijo sentirse sorprendida de cómo la Organización de Naciones Unidas, ONU, entregó al Ministerio de Salud nicaragüense el Premio América 2011, por los avances en la salud materna.

“Este premio se le da a un país que condena a las mujeres a la muerte con la penalización del aborto terapéutico. Tampoco entendemos que para un país donde aumentan las muertes maternas haya tal premio”, dijo Quintana, recordando que en el Examen Periódico Universal de la misma ONU, se solicitó una serie de medidas para reducir las muertes de las mujeres, condenaron la penalización del aborto terapéutico, incluso Amnistía Internacional señaló que prohibir el aborto terapéutico se podía considerar una forma de tortura.

Sensibilizar a la sociedad
María Elena Domínguez, quien forma parte de la junta directiva de la Red de Mujeres contra la Violencia, destacó que la marcha realizada ayer tenía por objetivo sensibilizar a la sociedad de la necesidad de restablecer el aborto terapéutico, el cual fue penalizado desde el 19 de octubre del 2006.

“Demandamos la restitución del aborto terapéutico porque el derecho a la vida de las mujeres es un derecho inalienable. Demandamos el resarcimiento del aborto, pero desde los políticos no hay intención, unos callan, otros omiten el tema o lo evitan. Que parte de sus propuestas sea revisar la calidad de la salud que se da a las mujeres”, dijo Domínguez.

Por el Movimiento de Mujeres de Nicaragua, Azahálea Solís, comentó que reivindicar el derecho a la vida de las mujeres es un derecho humano y las encuestas evidencian que no es cierto que la mayoría quiera la penalización del aborto terapéutico, algo que los políticos lo han manipulado, imponiendo una agenda religiosa.

Mientras tanto, el Movimiento Feminista de Nicaragua, en el marco del Día por la despenalización del aborto, sentó su posición respecto al derecho que tiene la mujer a elegir ser o no madre.

María Teresa Blandón, integrante de ese gremio, criticó la falta de protección, valor y promoción de maternidad como un hecho consciente y voluntario.  “Si la sociedad no ha creado las condiciones y el Estado ha dejado esa tarea a las mujeres, entonces no puede obligarlas a ser madres en cualquier circunstancia… no pueden llegar a ser madres porque la sociedad quiere, porque el Estado lo penaliza, porque la religión la condenan al infierno”, resaltó Blandón.

Por su parte Sonia Torres, del Movimiento feminista de León, dijo que están demandando mediante la campaña “Las dos caras de la maternidad” que la misma no se deje como una obligación que tienen las mujeres, que se tome en serio el proceso de reproducción humano partiendo por revalorar el papel de los hombres y mujeres en el mismo.