•  |
  •  |

El viceministro de Educación, José Treminio, justificó la presencia de propaganda política en los centros educativos, como parte del derecho a la libre expresión que tienen alumnos y docentes, rechazando que eso obedezca a orientaciones superiores.

“Hemos sido categóricos: no hemos autorizado colocación de propaganda política, sin embargo, los jóvenes de este país están protagonizando cambios, están protagonizando los procesos que se están desarrollando, y nosotros no podemos ni obligar, ni negar ni autorizar a que los muchachos y muchachas puedan expresarse”, fueron las palabras del viceministro.

Minutos antes, durante un acto académico, instó desde el micrófono a votar el 6 noviembre por el proyecto político que garantice la continuidad de los programas que están desarrollando, como la gratuidad de la educación y los paquetes escolares a los alumnos.  “Invitamos a que trabajemos y que defendamos ese cambio de restitución de derechos”, expresó.

Para Treminio, lo que hacen no es campaña sino que están “garantizando” la proclamada restitución del derecho a la educación, y mencionó como parte de ello las inversiones en obras de infraestructura escolar.

Respecto a la denuncia que interpuso ante la Fiscalía el profesor José Siero, miembro de la Unidad Sindical Magisterial, contra el FSLN por realizar proselitismo en los centros escolares, Treminio se declaró en total desconocimiento.

Sin embargo, comentó que “a veces hay mucha gente que se dedica hacer cosas que son muy poco productivas para el país”, y reiteró que el Ministerio de Educación se limita a respetar la democracia donde “los medios de comunicación, los periodistas y todo el mundo dice lo que quiere, y nosotros, por ende, no podemos obligar a los estudiantes”.

Ante el argumento de que no se trata de lo que dicen los medios sino de lo que manda la Ley respecto a la prohibición de realizar campaña política en las instituciones públicas, el viceministro de Educación insistió en que se limitan a no coartar los derechos de los ciudadanos a manifestar su pensamiento.