•   Managua (EFE)  |
  •  |
  •  |

El representante de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) en Nicaragua, Gero Vaagt, afirmó ayer que este país luchará mejor contra el hambre si diversifica su producción y exporta más granos básicos, aprovechando sus altos precios, en vez de importarlos.

Durante un acto oficial, Vaagt sostuvo que Nicaragua tiene un “potencial fuerte” para la producción y venta de granos como el fríjol, maíz y arroz, pero advirtió que mantiene altos niveles de importación de esos productos.

Se deben “reducir (las) importaciones de productos que Nicaragua pueda producir”, propuso el funcionario.

Vaagt dijo que, según cifras oficiales del Ministerio de Fomento, Industria y Comercio, Mific, Nicaragua “sigue importando mucho arroz y aceite”, sin precisar cantidades.

El representante en Nicaragua de la FAO participó ayer en Managua en el lanzamiento oficial de la jornada de conmemoración del Día Mundial de la Alimentación 2011.

Ese acto también lo presidieron el representante en Nicaragua del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA), Helmut W. Rauch, y la viceministra Agropecuario y Forestal, Amanda Lorío.

Foros sobre alza de precios
En el marco de esa jornada, cuyo lema es “Precios de los alimentos: de la crisis a la estabilidad”, se celebrarán foros de discusión sobre el alza de los precios de los productos y sus efectos en la población, según los organizadores.

También intercambios científicos-técnicos sobre la producción agrícola, concursos, festivales y ferias de seguridad alimentaria.

La actividad pretende informar, hacer conciencia pública y sensibilizar “sobre el problema del hambre en el mundo” y promover en los gobiernos una mayor atención a la producción agrícola para combatir la malnutrición y la pobreza.

Además, mejorar la cooperación económica y técnica entre los países en desarrollo y despertar la “solidaridad nacional e internacional” en la lucha contra el hambre, de acuerdo al programa.

Según cifras del Banco Mundial, en 2010 unos 70 millones de personas ingresaron al umbral de la pobreza extrema a causa de los costos de los alimentos.

De acuerdo con la FAO, el año pasado había en todo el mundo 925 millones de personas subnutridas, lo que representa una disminución respecto a los 1,023 millones de subnutridos en 2009.

“Pero las amenazas persisten y la situación podría agravarse”, advirtió la FAO en un comunicado.

El Día Mundial de la Alimentación fue proclamado en 1979 por la Organización de las Naciones Unidas y se celebra el 16 de octubre de cada año, fecha de fundación de la FAO en 1945.