•   Chontales  |
  •  |
  •  |
  • END

El Secretario de la Conferencia Episcopal y Obispo de la Diócesis de Chontales y Río San Juan, monseñor Sócrates René Sándigo Jirón, aseguró que hay desencanto en la Iglesia Católica con la Policía Nacional, por no investigar a fondo el crimen contra el padre Marlon Pupiro y el acoso que sufren algunos párrocos del país.

“Hay un poco de desencanto (de la Iglesia Católica) con la Policía… las iglesias, los templos, han sido víctimas de robo, pero no han tenido respuestas positivas. Yo mismo en Chontales he seguido tantos casos de robos en los templos, de bienes de los sacerdotes, y poniéndose la denuncia no hemos tenido ni una sola respuesta positiva por parte de la Policía. Eso ha creado desencanto en el clero. De tal forma, que cuando sucede algo (el clero) ve como una perdedera de tiempo buscar a las autoridades policiales”, expresó el Obispo.

El prelado consideró que los sacerdotes son personas serias, maduras y responsables, que no van a inventar las amenazas de muerte, y que, por lo tanto, la Policía debería preocuparse más por darle un seguimiento minucioso a los casos denunciados por los párrocos.

“No es extraño que después del asesinato del padre Marlon Pupiro, estas cosas (las denuncias de amenazas) estén aflorando, ya que puede ser que los sacerdotes habían manejado en silencio esto, y ahora están viendo oportuno sacarlo a luz para que los demás religiosos tengan más cuidado, para que no les vaya a suceder nada”, reiteró el jerarca.

Consideró que  “la Policía se debe a todos y tiene que resguardar la seguridad de todos los ciudadanos. Es verdad que los sacerdotes tal vez están más expuestos por ser personas del público, y su opinión puede causar reacciones negativas y positivas… y por ello pueden estar mas expuestos a cualquier delincuente que no esté contento. Por eso la Policía debe tener mayor atención para los sacerdotes”.

Policía quizás está muy ocupada
“Quisiera entender que (la Policía) tiene muchas ocupaciones, no tiene muchos recursos, quisiera entender que hay muchas demandas de atención, y tal vez consideraría que ven con mayor importancia a otra área como el narcotráfico, pero más no puedo opinar. Sin duda, está obligada a resguardar la seguridad de todos los ciudadanos”, puntualizó el Obispo.

Sándigo Jirón manifestó que los párrocos tienen que ser más prudentes, aunque ello afecte su trabajo pastoral.

“Si un sacerdote es llamado por la noche para atender a algún enfermo en una casa o en un hospital, es mejor que no vaya, porque podría caer en una trampa. Este tipo de medida, lamentablemente, va a afectar la vida pastoral… el sacerdote debe tener cuidado de no aceptar cualquier tipo de invitación, a menos que conozca a la familia”, dijo.

El prelado manifestó que quieren que siga prevaleciendo el valor de la vida, el respeto, la moralidad, la convivencia y que se mantenga la libertad de expresión.

También indico que  si se mantiene esa línea de amenazas en contra de los párrocos, sería grave para el país, porque “estaríamos hablando de terrorismo, pero confío en que nunca vamos llegar a ese punto… Si esas personas  siguen tocando a los sacerdotes, estarían tocando al 90% de la población que nos apoya”, concluyó.