•  |
  •  |

La Contraloría General de la República, CGR, enfrenta la más seria crisis financiera de sus últimos tiempos, la cual la ha obligado a tomar medidas drásticas como la suspensión de auditorías en todo el país hasta el próximo año, confirmó el presidente de esa entidad y colegiado con período vencido, Guillermo Argüello Poessy.

“Efectivamente, estamos pasando un serio problema financiero”, dijo Argüello Poessy, al hablar del tema que mantiene preocupado al Consejo Superior.

Añadió que la situación es tal, que han tomado radicales medidas administrativas, de las cuales la única de la que dio parte fue la relacionada con la esencia de ser de la entidad fiscalizadora: la suspensión de auditorías en todos los municipios del país, debido a que cuestan mucho dinero y no cuentan con los recursos para cumplir con ellas.

“Hemos llegado al punto de suspender todas las auditorías que son fuera de Managua, porque no tenemos dinero para financiarlas”, dijo el colegiado. En Managua solo realizarán la del Presupuesto General de la República 2010.


Les cantan cero
El presupuesto de este año para la CGR sumó los 145 millones 606 mil córdobas, y para el próximo año se contempla un monto de 162 millones de córdobas. Esos 16 millones de córdobas de más, según Argüello Poessy, significan una suma que no satisface la demanda de lo que requieren para hacer frente a la demanda de la institución.

Señaló que hace un par de semanas sostuvo un encuentro con el ministro de Hacienda y Crédito Público, Alberto Guevara, en busca de obtener una ampliación del presupuesto de este año, haciéndole ver la gravedad de la situación, pero que este les respondió que no hay dinero y que no podía hacer nada por ellos.

“Nosotros necesitamos cinco millones de córdobas más para terminar este año, porque solo en prestaciones a los trabajadores debemos dos millones, y tenemos un déficit en combustibles que se ha aumentado por el precio del petróleo de un millón doscientos mil córdobas, pero no hay respuesta, no hay ampliación de presupuesto”, mencionó.

Añadió que la flota vehicular del ente fiscalizador en su mayoría tiene más de 10 años de vida, y que requiere de reparaciones a cada momento.


Más problemas
Mencionó como un problema adicional la rendición de cuenta de los partidos políticos que participan en el proceso electoral, la cual deben de revisar “al centavo” inmediatamente después de las elecciones, sin embargo, no cuentan con los suficientes recursos para ello tampoco.

“Con el presupuesto que nos dieron para el próximo año, estaríamos a unos nueve millones de lo que realmente necesitamos, por eso estamos enviando carta al ministro de Hacienda para que vea que puede hacer, aunque la veo difícil”, dijo el contralor.

Agregó que dentro de los 16 millones de córdobas que les aumentan en el presupuesto de 2012, está un 7% destinado para nivelar salarios, cuando ellos necesitan 10%, requieren de un 16% para gastos operativos, sobre todo relacionados a servicios básicos, pero solo les dieron el 10%, y para gastos de capital “no nos dan nada”.

A las dificultades financieras se suma el hecho de que la cooperación internacional poco a poco ha ido saliendo de la CGR, y que el próximo año solo tendrán la de un solo país europeo, la cual será dirigida a trabajos de la zona Norte del país.  

“Hemos contemplado cualquier tipo de medidas para enfrentar esta situación y uno de mis colegas, hasta propuso informar al presidente Ortega del asunto, pero tendríamos que ver si tomamos una decisión conjunta”, indicó.