•  |
  •  |

La discriminación tanto institucional como social sigue invisibilizando a las mujeres con opciones sexuales diferentes, según la Procuradora Especial para la Diversidad Sexual y el Grupo Safo, que exigen sus derechos constitucionales de igualdad ante la ley para formar una familia, y protección de las autoridades ante la violencia de pareja.

Samira Montiel, Procuradora de la Diversidad Sexual, señaló que prácticamente no hay referentes históricos sobre las mujeres con opción lésbica, e incluso en leyes como la propuesta para la nueva Ley de la Familia no tiene consideraciones en el caso de las uniones homoparentales, o parejas del mismo sexo que desean ser progenitores.

“Hay muchos avances en la restitución de derechos de las personas con opciones sexuales diferentes, pero como parte de los prejuicios personales y de la discriminación que socialmente persiste, incluso en la propuesta que se mueve en la Asamblea Nacional, no se toma en cuenta a las parejas homoparentales, e incluso retroceden al considerar eliminar el derecho de una mujer sola, de poder adoptar”, especificó la Procuradora.
Considera que el tema de formar una familia con dos padres o dos madres es mal visto en nuestra sociedad, que sostiene el esquema de familia hombre-mujer, cuando ahora se debería hablar de familias diferentes, una realidad que no se quiere ver.

Montiel destacó que otra forma de familia son las madres solteras y el “abuelazgo”, que si bien no hay cifras de esto en Nicaragua, es evidente la cantidad de madres solas o separadas.

Señaló que se impide a las parejas de la diversidad sexual formar una familia, cuando no se les brinda derechos de su formación, a pesar de que nuestras leyes no penalizan la homosexualidad, y la Constitución de la República dice que todos somos iguales ante la ley.

Burlas en Comisaría de la Mujer
Martha Villanueva, en representación del grupo lésbico Safo, dijo que igual sucede en el caso de la protección ante la violencia de pareja entre personas del mismo sexo, pues las Comisarías no lo toman como violencia intrafamiliar, y, por el contrario, es objeto de burla el simple hecho de que un gay o una lesbiana denuncie a su pareja.

“En el caso de la iniciativa de Ley Integral contra la Violencia hacia la Mujer, el Movimiento Autónomo de Mujeres nos invitó a un foro de análisis de la propuesta introducida por el Movimiento de Mujeres ‘María  Elena Cuadra’ y por la Corte Suprema de Justicia. Sin embargo, antes nadie nos pidió propuestas. La violencia entre parejas del mismo sexo no se contempla, y seguimos siendo invisibilizadas, a pesar de que sufrimos los mismos problemas y situaciones que una pareja heterosexual”, dijo Villanueva.

La procuradora Montiel mencionó que la responsabilidad de hacer cambios verdaderos en una mentalidad social conservadora no es solo del Estado, sino también de la sociedad, y eso se logra con educación en todos los ámbitos.

“Somos una sociedad que discrimina por el color de la piel, por la edad, por el lugar donde habita o por el lugar de nacimiento”, señaló Montiel, indicando que por eso la Procuraduría de Derechos Humanos realiza talleres sobre el tema, y ha impreso afiches, se ha trabajado con el Ministerio de Salud y con el Ministerio de Educación, en busca de reducir los niveles del fenómeno de la homofobia.

Recalcó que hay apertura por parte de las instituciones para concienciar a los servidores públicos, sin embargo, hay personas que se resisten a aceptar el cambio.