•  |
  •  |

Más de 100 líderes religiosos de la Iglesia Católica reunidos en las instalaciones del Seminario La Purísima, decidieron ayer respaldar a los sacerdotes víctimas de amenazas, documentar los hechos y denunciarlos formalmente a las autoridades policiales.

“Eso (las amenazas) nos tiene un poquito inquietos, y de una u otra forma los sacerdotes nos decían que esa es una manera de persecución solapada, así que es bien triste que se esté dando eso de personas ajenas a la Iglesia o que no comparten nuestra predicación… estamos recabando bien los datos, estamos hablando con los sacerdotes para tomar una decisión en los próximos días”, aseguró monseñor Leopoldo Brenes, Arzobispo de Managua.

Los más de cien sacerdotes acordaron emitir un comunicado en los próximos días, apoyando a sus hermanos en la fe que han sido víctimas de amenazas y de acoso, además de la solicitud en mantener abiertas las investigaciones sobre la muerte del párroco Marlon Pupiro García.


Monseñor Leopoldo Brenes, arzobispo de Managua, explicando el objetivo de la reunión en la que pidieron a las autoridades policiales, un informe detallado sobre la muerte del padre Marlon Pupiro, párroco asesinado. ÓSCAR SÁNCHEZ / END


Siguen amenazas contra sacerdote
El párroco de la Iglesia de Nindirí, Edwin Román, aseguró que las amenazas, acoso y ofensas en su contra no han terminado. “Todavía hoy (ayer) por la mañana, ayer (este lunes) por la tarde ha habido llamadas anónimas donde me han dicho ofensas como: ¡Cuídate!, cura tal por cual, se quedan en silencio o se ponen a reír mujeres y hombres. Estuve en La Concha en los 40 días del padre (Pupiro), y había dos jóvenes de la Juventud Sandinista que dijeron ofensas, y luego a salir de la misa estuvieron tomándome fotos”, denunció Román.

Aseveró que fue visitado por el jefe policial de Nindirí, subcomisionado Ernesto Villegas, pero que oficialmente no ha interpuesto una denuncia ante las autoridades policiales. “La Policía hará su trabajo, pero tiene sus debilidades, yo en otras ocasiones, en otra parroquia donde he estado, por algún motivo, siempre he llamado a la Policía, pero no había un respuesta. En esta ocasión, con lo mío, lo he considerado mejor con el apoyo, en primer lugar, de Dios, de la Santísima Virgen y de la feligresía que está atenta a todo”


Edwin Román, párroco de la iglesia de Nindirí denuncia que ha sido objeto de amenazas de muerte. ÓSCAR SÁNCHEZ / END

Sin temor
El Obispo Auxiliar, monseñor Silvio Báez, reiteró su petición de la verdad en torno al caso del párroco Pupiro, y que “en lo absoluto tenemos temor a nada que pueda resultar de las investigaciones; el Señor está con nosotros”. También recordaron que la Conferencia Episcopal el próximo 7 de octubre realizará jornadas de oración por la Patria, y, entre otras cosas, harán un llamado a la población a que ejerza su derecho al voto.

El comisionado mayor Fernando Borge, jefe de Relaciones Públicas de la Policía, dijo no tener información sobre las denuncias de los religiosos, y sobre la desconfianza que algunos han manifestado en el trabajo de la institución, se limitó a decir que ellos ponen especial atención a las denuncias recibidas.