•   RIVAS  |
  •  |
  •  |

El piloto mexicano que la noche del once de junio del 2010, sobrevoló de manera sorpresiva la zona sur de nuestro país en una avioneta monomotor con matrícula de Costa Rica, y que posteriormente fue condenado a tres años de cárcel, fue beneficiado con una suspensión de pena dictada por la jueza de Ejecución de Sentencia y Vigilancia Penitenciaria de Rivas, Margarita Vanegas Arteaga.

El mexicano René Moreno Vargas, piloteaba una  avioneta amarilla con franjas azules, cuando, al parecer, posibles fallas mecánicas o falta de combustible lo obligaron a aterrizar en un potrero de la finca de Cañas Gordas, que se localiza entre los kilómetros 133 y 134 de la Carretera Panamericana Sur, y en medio de la oscuridad de la zona dejó abandonada la avioneta y pasó la noche en Rivas.

Según las investigaciones de la Policía, al día siguiente Moreno Vargas salió de Rivas y se enrumbó a Peñas Blancas, con el objetivo de cruzar a Costa Rica, pero en la Frontera Sur fue capturado cuando, según la acusación, le ofreció US$2,000 a un oficial de la Policía que lo interceptó para requisarlo, y por eso lo acusaron de cohecho, y a raíz de su captura se determinó que él era el que sobrevolaba la avioneta ilícitamente sobre el espacio aéreo nicaragüense.

Tras su captura, la comisionada y jefa de la Policía de Rivas, Dora Isabel Galeano, dijo que el mexicano pertenece a una estructura del crimen organizado, a la cual las autoridades policiales de Costa Rica le venían dando seguimiento, pero, al final, el Ministerio Público solo lo acusó por el delito de cohecho por haber  tratado de sobornar al policía, y por este delito el 26 de agosto de 2010, la exjueza Ivette Toruño, lo condenó a tres años de cárcel y a 300 días de multa.

Para sacar del Sistema Penitenciario de Granada al mexicano, la abogada defensora María Esperanza Peña solicitó a la jueza Vanegas Arteaga un incidente de suspensión de pena, y este 4 de octubre la judicial se pronunció a favor de la petición de Peña, quien argumentó que el mexicano no tenía antecedentes en los juzgados de Rivas ni en México, y, además, que se trataba de una condena inferior a los cinco años.

La jueza advirtió al mexicano que el beneficio de la suspensión de pena se le revocará si no cumple con deberes impuestos, tales como no salir del país, no ingerir licor y presentarse al juzgado todos los lunes.

EL NUEVO DIARIO trató de conocer la posición del Ministerio Público en este caso, pero la fiscal departamental Isolda Ibarra ya había salido de sus oficinas.