•  |
  •  |

Son 10 los municipios de la zona seca de Nicaragua que se verán directamente afectados por las variaciones producidas por el cambio climático, las cuales comprenden una drástica disminución de las precipitaciones y un aumento de la temperatura. Esto, según los datos revelados en el Foro Nacional: Cambio Climático, Soberanía y Seguridad Alimentaria y Nutricional.

Los municipios son Estelí, La Trinidad, Matagalpa, San Isidro, Ciudad Darío, El Jicaral, San Francisco Libre, León, La Paz Centro y San Lorenzo.

“La zona seca ocupa el 21% del territorio nacional, y en ella convive el 37% de la población rural nicaragüense, de la cual, alrededor de un 60% está bajo las condiciones de pobreza, y en ella se genera alrededor del 30% de los alimentos que produce el país, de ahí la importancia de una intervención temprana”, indicó el doctor Bernardo Torres Guerrero, Director Específico de Cambio Climático de Marena (Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales).

En la actividad también se debatió la estrecha correlación que existe entre el cambio climático y la seguridad alimentaria, la cual se verá afectada por sequías e inundaciones.

“El cambio climático perjudica la agricultura, que es una “víctima” del mismo. Afecta y afectará cada vez más a los granjeros, a los agricultores, a los pueblos indígenas, a los ganaderos, a los pescadores y a las mujeres. Afecta el estado actual de la producción y su acceso a los recursos, entre los que se encuentran la tierra, el agua y las semillas, así como su capacidad de aplicar los conocimientos adquiridos”, explicó Kamilo Lara, Presidente de Fonare-SOS Ambiente (Fondo Nacional de Reciclaje y Sostenibilidad Social).

Actuar más beligerante

Por su parte, Jean-Francois Golay, Director Residente Adjunto de la Cooperación suiza, señaló que estos datos reflejan serias debilidades en los planes de intervención del país, ya que se centran en la mitigación y no en la prevención de futuros desastres.

“A pesar de que por cada dólar gastado en planes de prevención, se ahorrarían cinco, hemos identificado que aún la reacción es lenta e insuficiente, por lo que hay que crear proyectos en conjunto, una estrategia de cambio climático integrada con planes sectoriales, difundida con consenso, y los municipios deben adquirir competencia propia en gestión de riesgo”, advirtió Francois.

En el evento también se planteó la necesidad de destinar un amplio porcentaje de la cooperación externa para los planes de intervención, que permitan cumplir con la Estrategia Nacional Ambiental y del Cambio Climático impulsado por Marena.

Según señaló Suyén Pérez, Directora General de Cambio Climático de la institución, este contemplará: Educación Ambiental para la Vida, Defensa y Protección Ambiental de los Recursos Naturales, Conservación, Recuperación, Captación  y Cosecha de Agua, Mitigación, Adaptación y Gestión de Riesgo ante el Cambio Climático y Manejo Sostenible de la Tierra.