•   Bilwi, RAAN  |
  •  |
  •  |

Cuatro policías y tres ciudadanos lesionados, uno de ellos en estado crítico, fue el saldo que dejó la batalla campal protagonizada la mañana de ayer por decenas de habitantes de la ciudad caribeña de Bilwi, contra sus vecinos de la comunidad de Karatá, por un conflicto de parcelas ubicadas en el sector de Loma Verde.

En la reyerta resultaron lastimados cuatro uniformados que rescataban al ciudadano Kent Hodgson, de 40 años, cuando este era garroteado salvajemente por una turba rival.

“Al comisionado Benjamín Lewis y a los agentes Tomás Leman y Petronila Rossman, les cayó una lluvia de pedradas, y al oficial Denis García le propinaron un garrotazo en la nuca, que puso en peligro su vida”, declaró el divulgador policial de la RAAN, subcomisionado Bayardo Sánchez.

Sánchez informó que los civiles lesionados fueron identificados como Emos Dixon, de 17 años, quien fue impactado por una bala en el rostro, lo cual lo mantiene en estado reservado.

A Guillermo Soza García, que trató de defenderse de unos revoltosos que le saqueaban su pulpería, lo balearon en el estómago y le asestaron un batazo, mientras que a Kent Hodgson sus rivales estuvieron a punto de matarlo a garrotazos.

Heridos quieren vengarse
“Algunas personas que participaron en la refriega y que resultaron lesionadas prefirieron no interponer denuncia, porque quieren esperar el momento oportuno para cobrar venganza”, comentó un vecino de Loma Verde que omitió su nombre.

El divulgador policial señaló que hasta el momento solo se ha detenido a una persona identificada como Mariano English, a quien señalan de ser uno de los causantes de lesiones graves a un ciudadano.

Finalmente, el subcomisionado Sánchez informó que tres patrullas se  encuentran en el sector de Loma Verde para evitar nuevos enfrentamientos, y se han creado comisiones representativas de ambos sectores para buscar una salida negociada al conflicto de propiedad, contando con la mediación de autoridades regionales y del partido indigenista Yatama.

El ex combatiente indígena de Yatama, Adolfo Pineda Davis, afirmó que en la Costa Caribe los problemas de propiedad son graves, porque están involucrados miles de ciudadanos, y en algunos casos hay diferentes y numerosos grupos enfrentados por un mismo territorio.

Pineda advirtió que si el Estado, los dirigentes regionales y autoridades judiciales y autonómicas no atienden adecuadamente los litigios de propiedad, puede desatarse una guerra civil de imprevisibles consecuencias en toda la Costa Caribe nicaragüense.