•  |
  •  |

Directivos de la Comisión Permanente de Derechos Humanos, CPDH, se reunieron ayer a altas autoridades de la Iglesia Católica, para solidarizarse con ellos ante las amenazas denunciadas por algunos de sus miembros, y al mismo tiempo, el organismo informó sobre las gestiones que han realizado para el esclarecimiento del asesinato del padre Marlon Pupiro.

“Queremos manifestarles que no están solos. Hay organismos de derechos humanos que están interesados en que haya seguridad y respeto al derecho a la vida. También les mencionamos de qué forma la CPDH puede contribuir y ser parte de los esfuerzos por el esclarecimiento de la muerte del padre Pupiro”, dijo Carmona.

El director de la CPDH consideró necesario no solo hablar sobre la problemática que está sufriendo la Iglesia Católica, sino también solidarizarse con el clero, el cual ha sido amenazado por sujetos inescrupulosos, los que, al amparo del anonimato y de la oscuridad de la noche, han actuado en contra de los guías religiosos en diversos municipios, algo que consideró sumamente grave.

Esta organización de derechos humanos lleva entre sus denuncias el caso del Movimiento por la Dignidad del Padre Pupiro, quienes esta semana en conferencia de prensa expresaron diversos incidentes en su contra, los que consideraron intimidatorios, y los asocian a una reacción de sus exigencias para que se realice una investigación exhaustiva en el caso del asesinato del sacerdote, el cual ha dejado una serie de interrogantes por la inconsistencia de las indagaciones policiales y las sospechas de que participaron más personas en el crimen.

Indicó que el interés de la organización en la reunión con representantes de la Iglesia Católica, también estaba en intercambiar impresiones de cara al proceso electoral que se avecina, además de mencionar las actividades que el organismo de derechos humanos está haciendo en este tema, como la campaña por el voto masivo.

Monseñor Leopoldo Brenes, Arzobispo Metropolitano de Managua, y monseñor Silvio Báez, Obispo Auxiliar, recibieron a los directivos de la CPDH en horas de la mañana en la Curia Arzobispal, pero no brindaron declaraciones, debido a su apretada agenda.