•  |
  •  |

Para el viceministro de Educación, José Treminio, los números “fríos” que los medios de comunicación presentan sobre la inversión pública en Educación, opacan los logros alcanzados.

Cuando nuevamente los organismos elevan sus voces sobre la necesidad de que se inicie un incremento progresivo de la inversión pública en Educación, hasta completar el 7% del Producto Interno Bruto, PIB, Treminio dijo que “no están diciendo nada nuevo”, y que una cosa es lo que la sociedad demanda y otra lo que permiten las posibilidades económicas del país.

Lo que no se ve, según el funcionario, son los aportes externos a la Educación, que han permitido mejoras en infraestructura, cobertura, así como en retención escolar, por medio de programas como la merienda y los paquetes escolares.

En la antesala de la próxima reforma presupuestaria, el viceministro no fue claro sobre si el Ministerio de Educación va a solicitar que se giren recursos para atender alguna de las urgencias educativas, y más bien se declaró confiado en que “el Presidente va a destinar recursos” de la sobre recaudación fiscal.

Tampoco habló si el presupuesto para 2012 podría elevarse respecto al PIB, resaltando que mediante el modelo de responsabilidad compartida con los gobiernos locales han experimentado resultados satisfactorios locales, como la proyección de reparar 7,000 ambientes escolares, de los cuales ya unos 5,000 se han concretado, informó.

“Sabemos que en la medida en que se dispongan mayores recursos, en esa medida vamos a ir avanzando en cobertura y calidad de la educación”, reconoció el viceministro, asegurando que la Educación es prioritaria, pero que los recursos asignados son los que permite la realidad.

“Más que hablar de un porcentaje, debemos partir de las realidades”, expresó Treminio,  y la realidad que reconoció es que ha habido un avance “innegable” en Educación, entre lo que mencionó mejoras al salario de los docentes, a pesar de que el gremio sigue manifestando inconformidad por la remuneración que reciben y por la carga laboral que tienen asignada.

Ante la próxima reforma presupuestaria, por ejemplo, los maestros se preparan para demandar un incremento salarial, esperando que no quede en los archivos de los diputados y en los compromisos por “diplomacia” que les manifiestan, tal como les ocurrió en 2010, informó Ena Fuertes, dirigente de la Unidad Sindical Magisterial.

Su petición es que se les otorgue al menos 400 millones de córdobas para mejora de salarios, de los 3 mil millones producto de la sobre recaudación, y que, para el mismo fin, en 2012 se les aprueben 500 millones.

En los próximos días harán llegar la formal solicitud a la Comisión Económica de la Asamblea Nacional, informó Fuertes.