•  |
  •  |

La Conferencia Episcopal de Nicaragua, CEN, encabezada por el Arzobispo de Managua, monseñor Leopoldo Brenes, hizo un llamado a “no renunciar bajo ningún punto de vista a ejercer su derecho ciudadano al voto”, y a elegir un candidato que respete la Constitución Política, entre otras recomendaciones que hicieron ayer en una Carta Pastoral en ocasión de las elecciones nacionales.

A la vez, el Obispo Auxiliar, monseñor Silvio José Báez, instó a la población a perder el miedo e ir a votar este 6 de noviembre.

En el escrito leído por el Secretario de la CEN y Obispo de Chontales, monseñor René Sándigo, ofrecieron un perfil del “buen candidato” presidencial, donde también mencionan que debe respetar las instituciones democráticas y que no debe tener un historial de corrupción.

“Exigencias éticas”
Además, recuerdan que “hay exigencias éticas irrenunciables para un cristiano, por lo que no puede dar su voto a programas políticos en los que se promuevan leyes civiles que favorezcan el aborto y la eutanasia, y que no privilegien la tutela y la promoción de la familia, fundada en el matrimonio monogámico entre personas de sexo opuesto”.

En el escrito exhortaron al Consejo Supremo Electoral, CSE, “a ejercer sus funciones con responsabilidad y honestidad, actuando con transparencia en el escrutinio de los votos, que no permita ni la más mínima duda acerca del respeto de la voluntad popular en estas elecciones”.

Destacan que “amplios sectores sociales no confían en la franqueza de los líderes y partidos políticos, al no saber en realidad a qué intereses sirven y cuál es en el fondo lo que de verdad persiguen”.

En ese sentido, dedican un capítulo denominado “Las sombras que oscurecen el proceso electoral”, donde expresan preocupación porque la campaña de los partidos políticos se ha caracterizado en algunos momentos por “la intolerancia, el desprestigio recíproco y hasta ciertos brotes de violencia”.

Propuestas políticas “populistas, poco realistas…”
También señalan que los distintos proyectos políticos presentados por los partidos, son de “carácter populista, otros poco realistas o con tendencia a privilegiar intereses personales sobre los sociales, y, en el peor de los casos, alejados de las auténticas necesidades y expectativas de la población mayoritariamente pobre”.

El mensaje recoge el descontento por los “grandes obstáculos para poder obtener su cédula, a tal punto que muchos no la tienen”. Al igual, mencionan el rechazo a una “posible ilegitimidad de candidatos a diputados y presidentes de la República”, y la desconfianza que existe en la ciudadanía frente al Poder Electoral.

“…la situación se torna grave. Todo esto ha creado un ambiente lleno de recelo y de prejuicios que pone en entredicho el carácter de legalidad, honestidad y respeto a la voluntad popular”.

“Queremos respeto a la Constitución”
Como parte de su propuesta ofrecen un acápite denominado “La Nicaragua que queremos”, donde manifiestan que quieren “una Nicaragua en la que prevalezca el respeto a la Constitución Política, y la integridad moral en las instituciones del Estado”.

“Una Nicaragua en donde se respete la división de los poderes del Estado para evitar caer en la tentadora y peligrosa forma de ejercer el poder de modo absoluto, de tan amargos recuerdos en nuestra historia. «Es preferible que un poder esté equilibrado por otros poderes y otras esferas de competencia que lo mantengan en su justo límite. Es este el principio del Estado de derecho, en el cual es soberana la ley y no la voluntad arbitraria de los hombres» (Centesimus Annus, 44)”, agrega el escrito.

“Amados sacerdotes, no tengan miedo”
A sus homólogos los exhortan “a no tener miedo, a respetar las distintas opciones políticas de los ciudadanos y a no identificarse con ninguna ideología o grupo político”. También les hace la invitación a asumir en este momento como parte del trabajo evangelizador.

Perder el miedo a votar
Por su parte, el Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, monseñor Silvio Báez, dijo durante la homilía celebrada en la octava de San Jerónimo, en Masaya, que la población tiene que perder el miedo e ir a votar, porque Nicaragua está en las manos de todos.

Recordó que cuando se vaya a ejercer su voto en las urnas electorales “solo está uno y Dios”, e hizo s un llamado a la población a que tenga esperanza, a que sea reflexiva, a que no se deje llevar nunca por la violencia, y que viva este proceso electoral con inteligencia crítica.


Oración por las elecciones en Nicaragua

La Carta Pastoral incluye al final una “oración por las elecciones en Nicaragua”, donde insisten en que el pueblo nicaragüense se prepare para elegir este 6 de noviembre.

“Danos la sabiduría y claridad, para elegir a las personas más adecuadas, que se destaquen por su honestidad, sinceridad y entrega, por el conocimiento de las principales necesidades de Nicaragua y que presenten propuestas claras y realistas, promoviendo la reconciliación, la justicia, la paz, el progreso y el bien común”, reza la oración.