•  |
  •  |

El Gobierno de Nicaragua no aceptó la solicitud de la Arquidiócesis de Managua para entablar un diálogo, pero sí solicitó y acudió a un acercamiento con el Vaticano, para “fortalecer las relaciones” con la Iglesia Católica.

El Arzobispo de Managua y Presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, monseñor Leopoldo Brenes, consideró positivo que el Gobierno del presidente Daniel Ortega tenga buenas relaciones con el Vaticano, y agregó que, asimismo, quisiera que tuviera “buenas relaciones” con los líderes de la Iglesia Católica de su país, “que están más cerquita”.

Aun así, monseñor Brenes piensa que el presidente Ortega nunca los ha podido recibir porque su “agenda es muy apretada”, aunque ahora considera que ya “está muy contra el cacho” para ofrecerles una entrevista, en alusión a que ya pronto concluirá su período de gobierno.

Para el Vaticano sí hay tiempo
Ortega aseguró que el Canciller de Nicaragua, Samuel Santos, se reunió “sin límite de tiempo” con el Ministro de Relaciones Exteriores del Vaticano, arzobispo Dominique Mamberti.

“(Santos) tuvo una reunión sin límite de tiempo, tratando todos los temas, con el espíritu de fortalecer las relaciones entre el Estado del Vaticano y el Estado nicaragüense”, expresó Ortega.

No solo el Canciller
De acuerdo con El 19 Digital, a la reunión en el Vaticano asistió una delegación compuesta por funcionarios de gobierno, uno de los hijos del presidente y la primera dama.

“Una delegación nicaragüense, compuesta por el canciller Samuel Santos, el ministro de Turismo, Mario Salinas, y el hijo del presidente Ortega y Rosario Murillo, Laureano Ortega Murillo, sostuvo un encuentro en el Vaticano con el Secretario de la Santa Sede para las Relaciones con los Estados, monseñor Dominique Mamberti”, detalló el diario oficialista.

Apoyo repentino
Después de anunciar el encuentro de Santos, el presidente Ortega señaló que esto conlleva apoyo a las diferentes iglesias en Nicaragua.