•   RIVAS  |
  •  |
  •  |

La fama de dañino con la que se ha clasificado al Pez Diablo o Pleco, no es compartida por un viejo conocedor de esta exótica especie que se ha propagado por todo el lago Cocibolca, provocando la alarma entre autoridades del país, ya que es considerada una plaga y una amenaza para el ecosistema del Cocibolca.

No obstante, el rivense Augusto César Núñez, de 46 años, y quien conoce este pez desde hace 10 años, aseguró que la percepción que se tiene en Nicaragua sobre el Pez Diablo no es acertada, “ya que no es agresivo, y más bien se encarga de limpiar de desechos los cuerpos de agua, y es falso que ponga en riesgo las especies nativas porque son herbívoros, y, principalmente, se alimentan de lama, algas adheridas a rocas y desechos”, señaló.

Según Núñez, al Plecostomus --que es el nombre científico del Pez Diablo-- lo conoció diez años atrás, cuando inició a trabajar a una familia puertorriqueña que mantenía peceras y crianza de peces en Managua, y aseguró que posteriormente aprendió más de los peces con el capitalino Celso Zárate, que se dedica a vender diversas especies a acuarios. Agregó que de esa manera conoció al Pez Diablo, “ya que era introducido en las peceras para mantenerlas limpias, debido a que elimina todo lo verde, al comerse las lamas, y por eso en los acuarios también se conoce como el “pez antilama”, y su fama de desplazar a las otras especies y su agresividad es una mala percepción, ya que de lo contrario no sería usado en las peceras y acuarios porque pondría en peligro las otras especies y esto no ocurre”.

En su casa de habitación, en la comarca La Virgen, a la orilla del Cocibolca, Núñez tiene como mascota a uno de estos peces, capturado por un pescador en el río Las Lajas, y cuando el pescador lo iba a matar, Núñez le pidió que no lo hiciera, explicándole que lo que se decía del pez no era cierto, y de esa manera logró salvarlo. Aseguró que lo llevará de regalo a una hermana que tiene una pecera en Managua.

El protector de esta exótica especie dijo que, en La Virgen, los pescadores tienen la orientación de aniquilar al Pez Diablo, al igual que en todos los municipios costeros del Cocibolca, por ser considerado una plaga, pero insistió que la decisión no es la acertada, y detalló que en el Lago la especie agresiva es la tilapia, “y por esa razón donde hay tilapias no hay mojarras”, concluyó Núñez.