•  |
  •  |

El suboficial mayor Domingo Antonio Navas Vallecillo denunció que la jefatura de la Policía Nacional, lejos de premiarlo por haber denunciado un acto de corrupción que involucra al recién ascendido comisionado mayor Sergio Gutiérrez, jefe del Distrito Cinco de Managua, le dio una baja deshonrosa.

Según Navas, todo comenzó la noche del 24 de enero del año pasado, cuando varios oficiales del Complejo Policial “Ajax Delgado” se encontraban patrullando las calles en el sector de la Universidad Centroamericana, UCA.

En ese lugar requisaron el carro blanco, Yaris, placas M 080139, donde hallaron 98.8 gramos de marihuana, una caja metálica con residuos de cocaína y 40 mil dólares. El trabajo policial permitió la captura en ese momento de Augusto Armon Lemus y de Marcos Reyes Martinica, quienes fueron trasladados a las celdas de la V Delegación.

Los oficiales realizaron las investigaciones correspondientes y elaboraron el expediente del caso. Esa noche Navas estaba de guardia, y su sorpresa fue que los detenidos fueron dejados en libertad tres horas y media más tarde, según él, por orden del comisionado mayor Gutiérrez.

“Denuncié este hecho ante Asuntos Internos, la jefatura de la Policía, informé que el comisionado Gutiérrez había retardado un asunto de la administración pública, que había engavetado el expediente del caso de la droga, que había violentado la Ley 285 de droga y que había violado la ética al poner a dos narcotraficantes en libertad”, dijo Navas.

Inspector policial coludido
El denunciante aseguró que en abril de este año, el Inspector General de la Policía, comisionado general Juan Báez, junto al segundo jefe de Asuntos Internos, comisionado Martín Hernández, realizaron una reunión en el Distrito V, pero lejos de investigar su denuncia, procedió a amedrentar a los oficiales, diciendo que él se había quejado equivocadamente de Gutiérrez y había perdido la memoria, por lo que había sido enviado al Hospital de la Policía.   

Por este hecho hubo tensión, y algunos oficiales enviaron cartas a la Dirección de Asuntos Internos de la Policía, a la primera comisionada Aminta Granera, y a la Secretaría del Frente Sandinista, informando del caso. El capitán César Bonilla, quien estuvo como primer oficial de Auxilio Judicial del Distrito V, fue trasladado a otra delegación, y, según Navas, ya fue dado de baja.

Otros afectados de esta delegación policial denunciaron ante el Ministerio Público que son víctimas de maltrato laboral y abuso de poder por parte del comisionado Gutiérrez, y el caso está en manos de la fiscal Georgina Murillo, coordinadora de la Unidad de Enlace del Crimen Organizado de Managua.

Gutiérrez sigue allí
Llamamos a la comisionada mayor Carolina Torres, jefa de Asuntos Internos, para conocer su versión, pero dijo que hoy profundizará en el tema.  El comisionado general Juan Báez no contestó a nuestras llamadas. El 3 de septiembre del año pasado, Gutiérrez se limitó a decir que ya había informado del caso a la jefatura de la Policía, pero no respondió si dejó en libertad a los dos narcotraficantes. Ayer, este último no contestó nuestras llamadas y sigue fungiendo como jefe de la V Delegación.