• |
  • |
  • Masaya

Once personas heridas y una camioneta dañada fue el saldo que dejó este domingo la marcha del cierre de campaña de Fabio Gadea, candidato a presidente por la alianza Partido Liberal Independiente, PLI, en la ciudad de Masaya.

Durante la marcha organizada por el PLI, se dieron tres enfrentamientos, el primero fue entre el empalme de Monimbó y la placita El Tiangue, donde grupos del Frente Sandinista esperaban el paso de la caravana de los liberales.

La Policía Nacional calmó los ánimos de los seguidores del FSLN que pretendían obstaculizar la marcha. La gente del Frente insistió y dejaron que pasara el candidato y un buen grupo, pero a los que venían al final los atacaron a morterazos y a pedradas, acción que los del PLI respondieron.

Ante esta situación, supuestamente el subcomisionado Carlos García hizo dos disparos preventivos. El jefe de la Policía de Masaya, comisionado mayor Domingo Navas, dijo que está viendo el caso sin brindar más detalles.

En ese primer enfrentamiento resultaron seis personas heridas por los morterazos y por las pedradas.

El segundo choque fue en Las Cuatro Esquinas, donde otras tres personas fueron lesionadas. En este punto atacaron a morterazos la casa de Johana Ramírez, quien se encontraba con su hijo de nueve años dentro de la vivienda. Ella es del PLI.

Y el tercer enfrentamiento fue en la antigua Estación del Ferrocarril, donde resultaron dos personas heridas. Todos los lesionados fueron trasladados al Hospital de Masaya.

El ataque contra los seguidores del candidato Fabio Gadea se produjo poco después que éste ingresara a Masaya procedente de Granada, donde horas antes también había participado en un acto de su partido el PLI.

Toda la tarde desde el momento en que comenzaron los morterazos y pedradas, la ciudad vivió momentos de tensión.

En horas de la noche, Eliseo Núñez Morales, jefe de campaña del PL, estaba interponiendo denuncia contra el subcomisionado Carlos García. Igual hacía el artista José Trinidad López. Sin embargo, después de una hora de espera, López aún no era atendido por los oficiales de turno.

Se logró establecer que los atacados al final de la caravana del PLI, era un numeroso bloque compuesto por habitantes de La Concha que habían llegado tarde y habían ocupado la parte última de la marcha.

Todavía en horas de la noche los grupos simpatizantes del PLI salían de la ciudad en pequeños grupos.