•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Las fuertes lluvias que se registran desde anoche en Nicaragua han causado dos muertes, incluida una niña de ocho años, cientos de evacuados y casas afectadas, principalmente en el Pacífico, informaron hoy las autoridades.

"Llevamos a estas alturas ya dos fallecidos", declaró a medios oficiales la coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía y primera dama de Nicaragua, Rosario Murillo.

Los fallecidos son Arturo Carranza Aburto, de 58 años, originario de la comunidad El Tránsito, municipio de Nagarote, en la provincia de León (noroeste), que fue arrastrado por la crecida de un estero mientras buscaba huevos de tortuga, precisó la funcionaria.

La otra fallecida es Naydali Vanessa García Ortíz, de ocho años, oriunda del municipio de Villa El Carmen, provincia de Managua, detalló.

Murillo explicó que la franja del Pacífico de Nicaragua se ha visto afectada por intensas lluvias desde anoche por un sistema de baja presión que se encuentra "estacionario" en Guatemala, lo que ha obligado a las autoridades a desplazarse hacia los lugares afectados.

Hasta el momento, dijo, han evacuado a cientos de personas en diferentes municipios de Nicaragua, principalmente en el Pacífico.

También registran cientos de casas destruidas, semidestruidas, anegadas o aisladas; así como derrumbes e inundaciones, agregó.

Según la Dirección General de Meteorología del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter), las lluvias continuarán producto del centro de baja presión que se encuentra "casi estacionario" en el Océano Pacífico, al oeste de Nicaragua.

"Las precipitaciones serán de ligeras a moderadas e intermitentes, con lluvias ocasionalmente fuertes", señaló el Ineter, que recomendó a las autoridades tomar medidas en el Pacífico, desde el Golfo de Fonseca hasta el sur del territorio, en la frontera con Costa Rica, incluyendo los lagos Cocibolca y Xolotlán, debido a la saturación de los suelos.

Asimismo, sugirió tomar precaución a la navegación marítima y aérea, en el Pacífico, y advirtió sobre la posibilidad de ocurrencia de deslizamiento de tierras, deslaves y derrumbes en la zona de la cadena volcánica y zona montañosa de este país.