•  |
  •  |

A sus 74 años, don Fidel Leiva nunca había visto crecer tanto el arroyo que pasa a pocos metros de su casa, ubicada en la comunidad El Ceibón, de Ticuantepe. En esta zona, cinco casas fueron arrastradas por el agua, sin contar con los innumerables derrumbes en el municipio, ocasionados por las lluvias de las últimas horas.

En el caso de Managua, cuatro casas quedaron totalmente destruidas y seis semidestruidas, mientras que las autoridades municipales determinaron que además de los siete albergues que existen en la capital, se tendrán que habilitar tres más en las áreas de mayor emergencia.

Las precipitaciones no dieron tregua. En toda la franja del Pacífico llovió continuamente al menos 12 horas. A eso de las seis de la mañana, en Managua los daños eran notorios.

En el barrio “Camilo Ortega”, del Distrito III, varias viviendas habían sucumbido, mientras en el Ayapal, el dique nuevamente rebasó su capacidad y el agua anegó 20 casas.

En el “Camilo Ortega”, una de las viviendas destruidas ya había sucumbido con anterioridad, pero sus moradores decidieron reconstruirla, y para “reforzarla”, simplemente, colocaron un palo grueso que sirviera de base.

La vivienda de Griselda Estrada, ubicada detrás del dique de Ayapal, seguía en pie, pero la mayor parte de sus enseres quedaron inservibles. Su vecina, Sandra Blanco, estaba en las mismas, pero luchaba con un balde para poder sacar el agua de su casa y mantener “cómodos” a sus seis pequeños que no superaban los seis años, en la única cama que tenía seca.

Afectados se resisten a salir
En esta zona, el secretario general de la Alcaldía de Managua, Fidel Moreno, detalló que 38 familias ameritaban traslado a un albergue, pero que la mayoría se resistía a salir.

Añadió que aunque el dique lo hubiesen bombeado incesantemente, el agua no habría bajado. En múltiples ocasiones los pobladores se han quejado, pues aducen que la tubería es pequeña, y, por ello no se hace mucho para evacuar el agua.

En el barrio “Juan Emilio Menocal”, 20 familias --las que habitan en el sector de El Hoyo-- necesitaban ser trasladadas de inmediato.

En horas de la tarde, luego del recorrido de las autoridades de la comuna, sesionó el Comité Municipal de Prevención Mitigación y Atención a Desastres, Comupred, y solo en la capital reportaron 37 barrios con problemas; 1,494 personas afectadas, 21 casas semidestruidas y cuatro destruidas.

En el caso de los albergues, Moreno señaló que si continúan las lluvias se tendría que habilitar uno en el Ayapal, otro en el “Menocal” y un tercero en la finca Santa Elena, del Distrito VI, donde 19 familias están en riesgo.

En la capital, en 2001 había 57 puntos vulnerables; este año esa cifra subió a 67.

En horas de la tarde, el presidente Daniel Ortega precisó que 120 personas de 79 familias tuvieron que evacuarse, y que se encuentran en albergues o en casas de sus vecinos o familiares.

Mientras tanto, en la zona costera, las afectaciones fueron menores, a pesar que de tanta lluvia el lago Xolotlán subió su nivel, pasando de 41.30 a 41.90 metros sobre el nivel del mar.